• Regístrate
Estás leyendo: Qué poca vergüenza
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 15:13 Hoy

Columna de Jaime Marín

Qué poca vergüenza

Jaime Marín

Publicidad
Publicidad

Existen palabras en nuestro cotidiano hablar, que de tanto emplearlas han perdido su sentido, tal es el caso de vergüenza y hartazgo. Ambas están presentes todos los días en nuestro lenguaje “gracias” a los políticos, quienes nos aportan mucho material para escribir, aunque sus aportaciones dan vergüenza, estamos hartos.

En mi columna de la semana pasada, hice referencia a la desvergüenza de Emilio Gamboa Patrón. Tuvo la desfachatez de decir que Javier Duarte ha dañado la Imagen del PRI. Más pronto cae un hablador que un cojo. A este hablador lo pescaron con sus business associates descendiendo de un helicóptero en uno de los arrecifes del área natural protegida de “Alacranes”, Yucatán. Causaron un daño irreparable al entorno de la zona, acto de inconcebible irresponsabilidad.

Si esta violación no hubiera sido grabada por uno de los pescadores del lugar, el atentado quedaría impune, como tantos otros en los que el “flamante senador” se ha visto involucrado desde que se inició en la polaca. Recordamos aquella charla telefónica que tuvo en sept. de 2006 con el libanés Kamel Nacif, otro de sus business associates; quien a su vez estaba coludido en asuntos de pederastia con otro pillo libanés, un tal Jean Succar Kuri. Escucha aquí la Grabación: https://www.youtube.com./watch?v=8VAq-u9SLEI

Durante más de 30 años, Gamboa ha explotado en su beneficio los diferentes puestos públicos que ha tenido, desde que fue secretario particular de Miguel de la Madrid, en aquel infausto sexenio gris. Hoy día acumula una fortuna inexplicable: propiedades inmobiliarias y compañías constructoras que han intervenido en los sitios más lujosos de la península yucateca y el Golfo de Cortés. Su colección de obras de arte está valuada en millones de dólares. Nada mal para un hombre de limitadas facultades intelectuales.

Gamboa, acompañado de Emilio Díaz Castellanos, su paisano presta nombres y Guillermo Ruiz de Teresa, Coordinador General de Puertos y Marina Mercante, viajaron juntos a “Alacranes” para fraguar negocios de beneficio mutuo. ¿Estará este encuentro involucrado con corrupción?

Gamboa dijo que Javier Duarte dañó la imagen del PRI, ¿él no?

Reitero lo escrito líneas arriba: si Gamboa no hubiera sido grabado cometiendo el atentado en “Alacranes”, jamás se hubiera sabido del asunto y él, como siempre, muy campante. Qué poca Vergüenza.

jaimemarinsr@jmarin.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.