• Regístrate
Estás leyendo: “Estrategia” fallida
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 08:23 Hoy

Columna de Jaime Marín

“Estrategia” fallida

Jaime Marín

Publicidad
Publicidad

Un asunto insoslayable para el éxito de cualquier proyecto, es: la Planificación Estratégica. Las campañas políticas no son la excepción. Para su implementación, el candidato es el (producto) a vender. El mercado (electores), el objetivo a seducir.

Definidos producto y mercado, el siguiente capítulo es la estrategia de comunicación (campaña). Ésta consiste en qué decir y cómo decirlo. Aquí interviene la CREATIVIDAD, elemento clave para para cuadrar el proyecto. Una campaña sin el ingrediente creativo, aunque el producto sea bueno, (Meade no es el caso) es como un cuerpo sin alma. En asuntos de comunicación, la creatividad es el alma del proyecto.

EPN supuso que Meade podría ganar la presidencia con sus “impolutos” antecedentes y sus “deslumbrantes” títulos académicos. El mercado no compra un producto desconocido, sin carisma y menos apoyado por el partido más desprestigiado de México. El pueblo se cansó. No más PRI. No más corrupción. No más impunidad…

El objetivo de Peña era poner en la presidencia a un incondicional que le solapara sus fechorías a él y a sus compañeros de partido que lo acompañan en su administración: varios miembros de su gabinete, 22 gobernadores de dudosa probidad y una camarilla de funcionarios de medio pelo. Con destacados personajes como estos, el futuro del PRI es obsoleto. RIP.

A cinco semanas de las elecciones, la desangelada campaña de Meade fracasó. Nuño no era el indicado para coordinarla. Estos menesteres requieren de profesionales, no de políticos imberbes sin conocimiento de causa. Con una marca desprestigiada, una estrategia fallida y un producto sin carisma ¿a dónde pensaban llegar?

A Meade le lavaron el coco. Le hicieron creer que sería presidente. Hoy se encuentra en el sótano, Ni yendo a bailar a Chalma remontará el tercer lugar; él, Peña Nieto, sus acompañantes y sus asesores lo saben.

El Comité Mexicano de Negocios (CMN), pidió a EPN que Meade decline a favor de Anaya para detener a AMLO. Aunque Meade declinara, los priistas no votarían por Anaya, lo aborrecen, no confían en él, traicionó a muchos en su partido; además, no le perdonan las amenazas e improperios que reiteradamente lanza contra ellos. Fracasó la solicitud del CMN.

COLOFÓN

Anaya no tiene enemigos, porque sus “amigos” en el PAN lo odian. ¿O no, Margarita?

jaimemarinsr@jmarin.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.