• Regístrate
Estás leyendo: Dos casos a considerar
Comparte esta noticia

Cambio y Fuera

Dos casos a considerar

Jaime Marín

Publicidad
Publicidad

Gato, de angora, pero gato

Alberto Elías Beltrán, ese burócrata incondicional a cargo de la PGR, ha demostrado su sumisión acatando las órdenes del tlatoani. Ese peón del gobierno ha pospuesto asuntos de trascendencia nacional: Odebrecht –léase Emilio Lozoya--, la extradición de César Duarte, Ayotzinapa, y varios más; incluida la estafa maestra, en la cual están involucrados funcionarios priistas. Por instrucciones de “arriba”, Elías Beltrán pospone esas importantes averiguaciones para dedicarle toda su energía y la apabullante maquinaria de la PGR, para “investigar” un supuesto lavado de dinero en el cual presuntamente está involucrado Ricardo Anaya. La perversa maniobra es sacar al panista de la carrera por la presidencia para beneficiar a Meade. Una vez más el “nuevo PRI” pone en práctica sus viejas artimañas.

En las verdaderas democracias, las elecciones se ganan a la buena, en México, el PRI debe respetar esa regla de oro, pero cuando pierde, arrebata. Las verdaderas campañas todavía no arrancan y las maniobras turbias del partido en el poder ya empezaron. Si Meade fuera honesto como dicen que es, no debiera prestarse a este deshonesto juego.

“Rosario, no te preocupes, hay que aguantar”

Frase pronunciada por Peña Nieto el 19 de abril de 2013 en el arranque de la Cruzada Nacional Contra el Hambre. En aquel entonces, Rosario Robles debutaba al frente de la SEDESOL, puesto en el que no duraría debido a su incapacidad. Esa frase fue premonitoria, Peña le dio un espaldarazo anticipado por las movidas que Rosario implementaría después como titular de la Sedatu, en mancuerna con un sinnúmero de funcionarios de once dependencias del gobierno federal y ocho universidades públicas. Así se fraguó la “estafa maestra”, con un daño de 7 mil 670 millones de pesos al erario público. “presuntamente” Meade también está involucrado en ese atraco a la nación.

La vida política y personal de Rosario, está plagada de asuntos turbios. Entre otros, aquel escándalo “amoroso-financiero”, en que se involucró con el argentino Carlos Ahumada cuando ella era jefa del gobierno del exDF.

PD. Espero que el gobierno saque las manos de las elecciones y que la PGR actúe conforme a derecho; que atienda de inmediato los trascendentales asuntos que maquiavélicamente ha pospuesto. ¿Pretender que ambos respeten la democracia es mucho pedir?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.