• Regístrate
Estás leyendo: Dignidad Urbana (Último de cuatro capítulos) Unidos por el Agua
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 00:59 Hoy

Columna de Jaime Marín

Dignidad Urbana (Último de cuatro capítulos) Unidos por el Agua

Jaime Marín

Publicidad
Publicidad

Con esta entrega llegamos a la culminación de esta serie, la cual fue inspirada en la idea de que los tapatíos hagamos de Guadalajara una ciudad digna.

El 28 de julio de 2010, la Asamblea General de la ONU adoptó la resolución en la que declaró que el acceso seguro a un agua limpia y al saneamiento es un derecho humano esencial para la vida

En el presente siglo la escasez de agua se ha convertido en asunto de extrema urgencia a resolver, en parte a causa del consumo desmedido que tuvo lugar durante el siglo pasado. Preocupa saber que un 20 por ciento de la población mundial vive en zonas donde no hay agua suficiente. Hoy día es correcto afirmar que la tierra entera sufre por falta de agua. El número de zonas que carece de este recurso vital crece de manera exponencial. Nuestra especie, el hombre, es en gran medida el causante.

La cantidad de agua potable en el mundo es suficiente para abastecernos a todos; sin embargo, dada la inconsciencia con la que se ha abusado de este recurso y el indiscriminado desperdicio por parte de la población, su gestión ambiental resulta muy complicada.

De acuerdo al SIAPA, en la zona urbana de Guadalajara el desperdicio de agua en tomas de casas habitación se estima en 18 por ciento anual, sin embargo la CONAGUA asegura que el desperdicio es del 40 por ciento.

El agua es el puntal de la vida, evitemos su desperdicio. Fomentemos valores que nos hagan mejores personas, procuremos un uso racional del agua. Lo que hagas en este sentido, estimado lector será en tu beneficio y en el de los tuyos. La integración de esfuerzos es el resultado de la inteligencia colectiva. El uso inteligente de este recurso se refiere a su administración racional para evitar afectar las necesidades de las generaciones futuras.

La clave para un aprovechamiento racional del agua se llama toma de conciencia. Empecemos por componer las llaves, regaderas y excusados de nuestras casas para que dejen de gotear. Evitemos “barrer” las banquetas y lavar nuestros coches valiéndonos de la manguera. Usemos el agua con moderación en nuestros negocios y oficinas. El derecho humano al agua no implica su disponibilidad ni abuso ilimitado. Implementemos con los gobiernos municipales entrantes el concepto unidos por el agua. Con tu participación haremos de Guadalajara la ciudad digna que los tapatios merecemos.

jaimemarinsr@jmarin.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.