• Regístrate
Estás leyendo: Voracidad partidista aún sin votos
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 06:01 Hoy

Radar

Voracidad partidista aún sin votos

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Por el pasado fin de semana largo y de asueto, para muchos pasó desapercibida la enésima ocasión que, en los últimos años, los partidos políticos encuentran cualquier pretexto para cancelar la posibilidad que se les disminuyan sus presupuestos millonarios, que sin duda representan la voracidad institucionalizada de nuestra clase política.

Pasó como aquí pasó en enero pasado, cuando los diputados locales evadieron el tema que reactivó la iniciativa que envió a la LXI Legislatura el gobernador Aristóteles Sandoval, en la que propuso eliminar las prerrogativas a los partidos políticos en años no electorales y destinar esos recursos para un fondo de apoyos a sectores vulnerables para enfrentar los efectos del gasolinazo.

Se trataba de recortar 289 millones de pesos que se reparten a los partidos políticos en Jalisco en este año no electoral, pero al igual que pasó el viernes pasado en San Lázaro, las primeras resistencias vinieron desde la discusión en comisiones, para rechazarla luego en el pleno.

En la Comisión de Puntos Constitucionales se aprobó la iniciativa sólo con 7 votos de diputados locales priistas y uno del Verde, porque los del partido Movimiento Ciudadano, del PAN y del PRD abandonaron la sesión con el argumento, a todas luces un pretexto, de que no les dieron detalles de la iniciativa. Ya en el pleno, la iniciativa quedó congelada en primera lectura luego de un largo receso en el que se aseguraron que no hubiera la menor posibilidad de lograr los votos necesarios para aprobarla.

El viernes en la Comisión de Puntos Constitucionales pero de la Cámara de Diputados, los legisladores federales que no dejaron pasar la iniciativa del diputado local independiente, Pedro Kumamoto, conocida como #SinVotoNoHayDinero, fueron los del PRI, del PAN y del Verde. La estrategia también fue romper el quórum al no regresar a la sesión que abrió un receso luego de una discusión de hora y media de esta propuesta del diputado jalisciense y el movimiento Wikipolítica, con la que se pretende bajar de 4 mil millones a 2 mil millones de pesos el dinero que anualmente se da a estos institutos políticos en el País.

El hecho de que en lo local el PRI haya empujado la iniciativa del Gobernador y la oposición se haya opuesto, y en la Cámara federal haya sucedido a la inversa, deja claro que los partidos políticos juegan a la simulación y que nunca por decisión propia van a votar a favor de una iniciativa que les limite sus millonarios ingresos.

Lo ocurrido el viernes pasado en San Lázaro confirmó, pues, que la sensibilidad y solidaridad de la clase política a los efectos del gasolinazo de enero con la reducción de estas prerrogativas quedó nuevamente en pura demagogia. Que los partidos nunca renunciarán a excesos y privilegios mientras la sociedad civil organizada no se organice mejor para exigir con más fuerza que terminen los partidos políticos ricos en un País donde más de la mitad padecen la pobreza extrema.

jaime.barrera@milenio.com

twitter: @jbarrera4

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.