• Regístrate
Estás leyendo: Turismo para atenuar GIEI y Ayotzinapa
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 17:03 Hoy

Radar

Turismo para atenuar GIEI y Ayotzinapa

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

A un año y siete meses después de ocurrida la noche trágica de Iguala, el múltiple crimen sigue sin ser aclarado y nadie sabe a ciencia cierta si los 43 normalistas desaparecidos viven o murieron, aunque todo apunta, desgraciadamente, a esta segunda hipótesis.

Como lo he planteado aquí, el Caso Ayotzinapa dinamitó el discurso de optimismo desbordado del “Mexican Moment” que se cabildeó en México y en el mundo, en el que se presumía que ningún otro gobierno mexicano había alcanzado 11 reformas estructurales en menos de dos años. Luego, los golpes a la línea de flotación de credibilidad y confianza en el gobierno peñanietista que significó el episodio de la Casa Blanca y la posterior fuga de El Chapo acabaron por desmoronar aquella narrativa oficial de éxito.

Pero sin duda la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa fue lo que marcó el inicio del declive en la aprobación del gobierno de Peña Nieto. En mucho por la tardía atención de la federación a este caso que quisieron minimizar de inicio, al achacar la responsabilidad al desdibujado gobierno perredista de Guerrero que encabezaba el ex priista Ángel Aguirre, quien tuvo que dejar la gubernatura por esta crisis.

Ese mal manejo inicial, y la creciente crisis de confianza, puso en jaque la “verdad histórica” de lo ocurrido en Iguala el 26 y 27 de septiembre de 2014 que emitió Jesús Murillo Karam como conclusión de la investigación de la Procuraduría General de la República, y que sigue defendiendo su sucesora Arely Gómez. Por esa falta de credibilidad el gobierno mexicano se vio obligado a pedir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos integrar el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y que también investigara lo sucedido. Como se veía venir, el GIEI empezó a tener serias discrepancias con la PGR y el Ejército Mexicano, que quedaron patentes en el segundo y último informe que presentaron el domingo pasado donde acusan el bloqueo de militares en su investigación y a la PGR de torturar a los detenidos por el caso.

Pues bien, con los ecos de este reporte de despedida del GIEI que reafirma el tema Ayotzinapa y la crisis de nuestro sistema de justicia en el debate público, coincidió una edición más del Tianguis Turístico que inició ayer en la Expo Guadalajara. Por las cifras escuchadas ayer de empresarios y gobierno, esta actividad es una de las pocas que aún podrían caber en el discurso triunfal de inicio de sexenio. Tal vez por ello ayer el Presidente se agarró de eso para rechazar que el País esté de mal ánimo, y puso como ejemplo el crecimiento en materia de turismo que regresó a México al Top 10 de los países más visitados: 32 millones de turistas extranjeros en 2015 que significaron un aumento del 37 por ciento en relación al 2012.

Luego lanzó el programa Viajemos Todos por México para aprovechar dijo que el 88 por ciento de la derrama económica proviene del turismo interno. El anuncio lo hizo acompañado de su esposa y niños indígenas que pasearon por el País como ejemplo del nuevo programa. Lo dicho, el turismo como un atenuante de Ayotzinapa, que marcó para siempre el sexenio de Peña Nieto.

twitter: @jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.