• Regístrate
Estás leyendo: Testosterona y cortisol por el Tri
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 07:02 Hoy

Radar

Testosterona y cortisol por el Tri

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Como parte de las muy interesantes entregas que desde el arranque del Mundial de Brasil 2014 nos ha presentado en estas páginas la doctora Laura Ibarra, académica e investigadora de la Universidad de Guadalajara, hoy nos expone los resultados de una investigación hecha en el pasado Mundial de Sudáfrica 2010 entre los aficionados españoles, donde su equipo resultó campeón, y ayer se despidió de su corona con un ya inútil triunfo ante Australia.

Como en cada partido del Tri, la especialista analiza el juego desde la perspectiva de las analogías del futbol con la dinámica social y hoy nos cuenta cómo durante la final entre España y Holanda, los aficionados españoles a los que se les tomaron muestras de saliva, mostraron altos niveles de testosterona y cortisol por las emociones extremas vividas.

Seguramente ayer les pasó lo mismo a muchos mexicanos que en el Estadio de Recife desafiaron a la FIFA gritando más fuerte que nunca el “ehhhhhhhhh putoooo” (porra que por cierto nació en las gradas del Estadio Jalisco en los partidos del Atlas, y que nunca la comunidad homosexual tomó como una ofensa, y que está lejos de tener la connotación homofóbica que algunos le quieren endilgar), pero también los que en sus trabajos, escuelas y hogares destinaron al menos dos horas del día para gozar y sufrir el tercer partido que México terminó ganando a Croacia, para pasar a los octavos de final, con la mejor actuación de la Selección Mexicana en la primera ronda fuera de México, al pasar con 7 puntos de 9 disputados.

La adrenalina generada por el tercer partido en el caso de los aficionados tapatíos, pudo ser mayor porque así como en el partido de Brasil el protagonista fue el tapatío Guillermo Ochoa, ayer fue por el hecho de que los anotadores de los goles mexicanos fueron tres futbolistas hechos en el Atlas, (Rafael Márquez y Andrés Guardado) y en Chivas (Javier El Chicharito Hernández, cuyo ingreso a la cancha contribuyó claramente a la contundencia de la Selección Mexicana).

Como era de esperarse, la clase política se ha subido a la ola de la euforia colectiva que ha provocado el pase del equipo mexicano a la segunda fase del Mundial, y desde el Presidente Enrique Peña, hasta los gobernadores, incluido Jorge Aristóteles Sandoval, se han unido a las felicitaciones en las redes sociales, la nueva arena en la que se vive el Mundial y donde la palabra México se escribió dos millones de veces en menos de una hora después de terminado el encuentro.

Vienen pues dos horas más en las que lo más importante será lo que pase el domingo en la cancha del estadio de Fortaleza, Brasil, cuando el anhelo colectivo de que se le gane a Holanda y se logre así el tan ansiado quinto partido, provoque entre los mexicanos nuevamente fuertes dosis de testosterona y cortisol.

twitter: @jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.