• Regístrate
Estás leyendo: Tensión en Puente Grande
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 04:40 Hoy

Radar

Tensión en Puente Grande

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Me cuentan que ayer la Fiscal de Reinserción Social del Estado, Marisela Gómez Cobos, inició ya procedimientos para tratar de recuperar las tiendas que operan en los penales de Puente Grande y que están en manos de los presos, del llamado autogobierno.

Esto luego de que MILENIO JALISCO reveló el miércoles pasado la próspera explotación que ocurre en las cárceles donde los reos que administran 33 de las 47 tiendas que operan ahí dentro y que de acuerdo a las facturas que pagan a los abarroteros, venden mercancías por al menos 4 millones 700 mil pesos mensualmente, sin regulación alguna y precios muy por arriba del mercado.

Hubo la petición de la autoridad carcelaria a los líderes de El Carro para que entregaran las tiendas. Petición que desde luego no fue atendida.

Será, desde luego, muy difícil recuperar estos espacios que les generan enormes ganancias y que se suman a la rentas por el cobro de piso, y tráfico de sustancias ilícitas y privilegios. El Carro cobra por que el reo duerma en la cama de un celda que fue construida para cuatro y en la que hoy amontonan hasta a 15 presos. Cobran la visita íntima y los empleos en el INJALRESO, entre otras muchas cosas.

La pregunta aquí es desde cuándo estas tiendas están en manos del grupo de presos que domina las cárceles y somete a la autoridad, y que tiene como mercado cautivo a casi 17 mil presos.

El Fiscal General, Eduardo Almaguer, aseguró ya que realizan investigaciones para deslindar responsabilidades en el manejo de estas tiendas y su entrega al autogobierno.

Habrá, pues, que estar atentos a lo que resulte, y cómo es que entran decenas de camiones a entregar esas mercancías que terminan manejando a su antojo los reos que controlan las prisiones de Puente Grande. ¿Quién les paga a los proveedores? ¿La autoridad carcelaria? ¿El propio Carro? ¿Están o no documentadas las transacciones? ¿Quiénes han sido los cómplices?

Muchas son las incógnitas que habrá que despejar ahora que salió a la luz el enorme negocio del autogobierno, que ha mutado a Puente Grande del lugar para castigar la corrupción y el delito, a una fuente inagotable de recursos para aumentar el poder corruptor de la delincuencia.

El momento debe ser aprovechado también para transparentar la operación del núcleo penitenciario y revisar por ejemplo la millonaria licitación de quién sirve las tres comidas diarias para esa enorme y hacinada comunidad carcelaria y qué pasa con los negocios del INJALRESO.

Ya lo dijo el comisionado nacional de seguridad, Renato Sales Heredia, si queremos avanzar en seguridad pública lo primero es acabar con los "autogobiernos delincuenciales". Y sin duda, sacar de la opacidad el manejo carcelario contribuirá a ello.

twitter: @jbarrera4
jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.