• Regístrate
Estás leyendo: Si no el 100%, que sea el 90%, pero no más simulaciones
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 11:22 Hoy

Radar

Si no el 100%, que sea el 90%, pero no más simulaciones

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Por segundo día consecutivo, y por enésima ocasión, los diputados y diputadas locales de todos los partidos políticos no pudieron ponerse de acuerdo para aprobar una reforma política, por un solo hecho: votarla a favor implica reducir el dinero que reciben esos institutos políticos.

Fue la misma táctica dilatoria aplicada a fines de abril con la iniciativa #SinVotosNoHayDinero que promovió el diputado independiente de Jalisco, Pedro Kumamoto en la Cámara de Diputados. Un largo receso para patear el bote y no votar esta iniciativa que pretende bajar de 4 mil millones a 2 mil millones de pesos el dinero que anualmente se da a estos institutos políticos en el País. Los diputados federales del PRI, PAN y Verde, fueron los encargados de reventar la sesión.

Ayer fueron el partido Movimiento Ciudadano, el PAN, el PRD, el Verde, el Panal, e incluso Kumamoto, quienes se opusieron a la iniciativa del gobernador Aristóteles Sandoval, y que empuja el PRI, de eliminar el financiamiento público en años no electorales. Eso pese a que, por ejemplo, en su agenda legislativa federal el partido naranja propone la "eliminación del financiamiento público a los partidos", porque "la clase política debe entender de una o de otra manera, que el servicio público no está hecho para servirse de él, sino para servir a los ciudadanos".

El argumento para no dejar pasar la propuesta que ahorraría al Estado 289 millones de pesos que se repartirán este año a los partidos políticos, fue que la iniciativa que emitió al gobernador luego del gasolinazo de enero y que presionó ayer en redes para que la aprobaran los diputados, es que violentaría el artículo 41 constitucional que concibe a los partidos como instituciones de interés público, y por el hecho de que no dar dinero, impediría incluso el financiamiento privado, ya que por cada 10 pesos de dinero público, los partidos pueden recibir un peso privado. Otro argumento fue que el PRI sólo quiere jugar para la tribuna, porque saben que de aprobarse sería anulada por la Corte, todo quedaría igual, pero ellos ya habrían ganado políticamente.

Lo cierto es que nuevamente se registra una incongruencia entre lo que los partidos políticos apoyan y rechazan a nivel federal y a nivel local en este tema, lo que más que paradójico es una irrefutable y contundente prueba de que la clase política de todos los colores simula debatir, con la clara convicción de que por ningún motivo renunciarán por sí mismos a sus millonarios presupuestos, de los que, por cierto, rinden muy pocas cuentas.

Los diputados y diputadas de los distintos partidos políticos puedan dar hoy pruebas de lo contrario simple y sencillamente acordando no eliminar el 100 por ciento sino el 90 por ciento el financiamiento en años no electorales para salvar el aspecto legal y para dejar de querer tomarnos el pelo. Veremos con qué salen hoy que reanuden la sesión.

jaime.barrera@milenio.com
twitter: @jbarrera4

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.