• Regístrate
Estás leyendo: Pronapred y policías orales
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 19:47 Hoy

Radar

Pronapred y policías orales

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Ambos temas tienen que ver directamente con el trabajo de los policías municipales, que los nuevos alcaldes se han propuesto mejorar, y cuya expectativa principal está en la Zona Metropolitana, a donde los presidentes municipales naranjas llegaron planteando una policía unificada, que no saben aún cómo convivirá con la Fuerza Única Metropolitana del gobierno estatal.

A más de la mitad de los alcaldes que iniciaron su gestión hace una semana, entre ellos todos los de la ZMG, les tocará contribuir para que sus policías se capaciten y conozcan el nuevo Sistema de Justicia Penal Adversarial que entrará en vigor en todo el país en junio de 2016. De lo contrario, ese será un seguro factor que se les volverá en contra en su objetivo de brindar mejor seguridad pública a sus gobernados. Y si no lo creen, basta que volteen a ver lo que les pasó a los 20 alcaldes que recién concluyeron su trienio en el Distrito Judicial de Ciudad Guzmán, donde hace un año inició la aplicación de este nuevo modelo. Por la casi nula capacitación policial, en el 50 por ciento de los poco más de tres mil 500 casos abiertos, se tuvo que soltar al acusado por detenciones ilegales.

Entre los deberes, pues, de los nuevos alcaldes aparece la supervisión inmediata de cómo anda la preparación de sus uniformados en este tema, ya que este nuevo sistema penal acusatorio convierte al policía en el primer eslabón del proceso judicial y de su buena actuación técnica y de observancia de los derechos humanos, dependerá que se pueda lograr una baja en los altos índices de impunidad delincuencial que padecemos.

Otro asunto que involucra directamente a los nuevos alcaldes es el diseño de las estrategias de prevención y atención integral a las comunidades, que complementen su estrategia policial, desalentando la atracción al delito de los jóvenes con la recuperación de espacios públicos y generación de oportunidades.

En ese sentido, particularmente los de la Zona Metropolitana, están obligados a revisar el tema del Programa Nacional de Prevención al Delito (Pronapred) y su aplicación en distintas colonias incluidas en los polígonos de pobreza, y a los que se destinaron millonarias partidas para generar actividades que dieran opciones distintas a niños y jóvenes, más allá de unirse a las mafias que se apoderan de sus calles.

Antes de que terminaran las pasadas Administraciones en MILENIO JALISCO buscamos explorar los programas, sus beneficiados y si ayudaron o no a los policías de la zona a bajar los índices delincuenciales. Eso no fue posible por la opacidad, la falta de reglas y la discrecionalidad con la que se ha venido manejando este programa del gobierno federal en los municipios. Habrá que ver qué encuentran los que llegaron.

Una mejor aplicación y aprovechamiento de ese programa sin duda ayudará a los nuevos alcaldes a cumplir su mayor reto, construir una ciudad más segura para todos.

jaime.barrera@milenio.com
twitter: @jbarrera4

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.