• Regístrate
Estás leyendo: Por un POTmet sin letras chiquitas
Comparte esta noticia
Miércoles , 21.11.2018 / 06:41 Hoy

Radar

Por un POTmet sin letras chiquitas

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Retomo el tema del Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano (POTmet) para abordar los argumentos que esgrimió Ricardo Gutiérrez Padilla, director del Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan), en el boletín que circuló desde el martes pasado y donde, por segunda ocasión, descalifica el trabajo periodístico y de revisión crítica que les hemos presentado sobre este asunto desde el martes 28 de junio.

En el comunicado en cuestión el director del Imeplan lanza afirmaciones que se contradicen incluso con lo que él mismo nos declaró hace días. "En el POTmet hay una cierta indicación de posible viabilidad, condicionada o restringida, es un criterio indicativo, pero la norma federal y la norma estatal son primacía, prevalecen", dijo primero cuando se le cuestionó de las zonas que de última hora pidieron los municipios de Zapopan y de Zapotlanejo incluir en el POTmet, pese a que en ese mismo documento se les ubicaba como áreas no aptas para urbanización. Sin embargo, en el mensaje que difundió el martes pareció cambiar súbitamente de opinión: "como criterio de actuación de las autoridades territoriales, prevalecen los instrumentos locales (municipales) por sobre los estatales, porque así lo establece la Constitución General de la República y lo ha resuelto la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Es claro que no hay conflicto jurídico alguno. La diferencia de interpretación en que incurrió la SEMADET (que consignó MILENIO JALISCO la semana pasada) ha sido aclarada, reconocida y superada".

Cabe señalar, que esta última afirmación de Gutiérrez Padilla, no se acredita en la SEMADET, en donde sostienen que las 22 observaciones hechas al documento siguen sin solventarse.

En el mismo boletín, afirma que el POTmet lo construyeron ciudadanos, expertos en desarrollo urbano, funcionarios y empresarios. Que en la consulta pública ciudadana se respondieron "todas" las observaciones y dudas, y se aceptaron recomendaciones. Que nadie objetó el modelo de ordenamiento ni los criterios. Y que el 100 por ciento de los regidores de los nueve municipios y el gobierno del estado aprobaron el POTmet. "Ello es una clara muestra del absoluto respaldo del poder público a su contenido y proceso de validación", sostiene en el mismo escrito.

Es innegable, y lo he reconocido aquí también, que se trata de un inédito esfuerzo para construir este instrumento de planeación y ordenamiento territorial como el que nunca ha tenido la ciudad, pero lo que el titular del Imeplan olvidó decir es que en gran parte de ese proceso de construcción y consulta no estaban incluidas en el POTmet, las zonas (las cuatro "centralidades" Colotlán y La Azucena, y Matatlán y La Purísima) que se incluyeron de último momento, y que de quedar ahí sin una definición clara, significaría institucionalizar la expansión urbana que se quiere evitar, y por lo que presiona la voracidad de algunos nocivos desarrolladores de vivienda.

Por ello, insisto, sin dolo ni perversidad, que habrá que rescatar el POTmet sacándolo de los tiempos y lógicas político electorales. Hay que corregir, sin prisas, las inconsistencias y regalarnos todo un instrumento sólido que no deje pasar las simulaciones que han provocado los desastres urbanos que hoy padecemos.

twitter: @jbarrera4
jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.