• Regístrate
Estás leyendo: Partidos Políticos voraces
Comparte esta noticia

Radar

Partidos Políticos voraces

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Los más de seis mil 788 millones de pesos que avaló el Instituto Nacional Electoral (INE) para los gastos de campañas de los nueve partidos políticos con registro en México para el 2018 (PRI mil 689 millones de pesos, PAN mil 281, PRD 773, Morena 649, Verde 578, Movimiento Ciudadano 536, Encuentro Social 398, Nueva Alianza 421, PT 376 y 42 millones para candidaturas independientes) son la mejor prueba del doble discurso de la clase política.

En público los representantes de todos estos institutos políticos y sus diputados aseguran estar de acuerdo en disminuir este financiamiento público que ofende en un País en el que más de la mitad de la población vive en la pobreza, pero a la hora de la discusión del tema en el Congreso encuentran cualquier pretexto para mantener estos presupuestos millonarios, que sin duda representan la voracidad y corrupción institucionalizada de nuestros políticos y gobernantes.

A estos seis mil 788 millones habrá que sumar una cantidad similar de lo que se dará de prerrogativas en los estados, que como Jalisco, tendrá elecciones estatales el próximo año. Y desde luego lo que se les da cada año a los partidos para su operación, y el millonario presupuesto del INE y de los Tribunales electorales, con muy altas percepciones para sus funcionarios, lo que en conjunto, hace al sistema electoral mexicano el más caro del mundo.

Este inadmisible atraco de los partidos políticos y sus dirigentes crece por la muy deficiente fiscalización de su gasto. Es de todos conocido cómo pese a estas entregas millonarias de dinero público, muchos candidatos deben conseguir financiamientos por su cuenta. En el menos peor de los casos, de empresarios que ven estos apoyos como una inversión para recibir después contratos y privilegios del candidato al llegar al poder. Otros muchos reciben dinero de la delincuencia organizada a la que quedan en total subordinación, con la consecuente inseguridad pública que esto ocasiona.

Este hecho opaca por completo lo que se logró en Jalisco en junio pasado cuando luego de meses de debate se acordó disminuir el financiamiento en el 2019, a partir de la propuesta del gobernador de eliminar este gasto en años no electorales y la del diputado independiente Pedro Kumamoto de asignar el dinero a los partidos según su cantidad de votos. Estas reformas fueron impugnadas por el Partido Verde y el litigio está en marcha.

Estos excesos en el financiamiento a los partidos políticos es inadmisible y se debe presionar a los partidos políticos para obligarlos a tomar acuerdos para no recibir esas cantidades. Esta ofensa a los mexicanos debe revivir también este debate que se dio a principios de año luego del gasolinazo, para hacer los cambios constitucionales que modifiquen las fórmulas para reducir los montos del dinero a los partidos políticos, cuya aportación social está lejos de ser proporcional a las millonarias cantidades que reciben. Desde luego a la hora de votar habrá que recordar qué partidos regresaron algo y a cuáles les valió toda esta nueva irritación social.

jaime.barrera@milenio.com

twitter: @jbarrera4

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.