• Regístrate
Estás leyendo: Nuevo desdén del centro al priismo local
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 05:35 Hoy

Radar

Nuevo desdén del centro al priismo local

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Los votos que los cuadros tricolores de Jalisco le consiguieron al entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto, claves para su triunfo electoral, siguen sin pesar.

La última muestra fue la integración de las listas plurinominales para el Congreso federal en donde no hay presencia de priistas que destaquen en el escenario local. Recientemente se había manifestado también esta falta de incidencia en los principales círculos de la clase política priista en la renovación del Comité Ejecutivo Nacional donde no hubo cartera alguna para los de aquí, y antes en la nula presencia de algún jalisciense del PRI en el gabinete del Presidente. En eso, habrá que anotarlo, los panistas se los llevaron de calle, al colocar hasta cuatro secretarios de estado, en los gobiernos panistas que encabezaron Vicente Fox y Felipe Calderón.

Como descargo y también hay que decirlo, es que el gobierno federal cedió y dejó la mayoría de las 67 delegaciones u oficinas federales que operan en Jalisco, entre ellas las más importantes, a funcionarios priistas impulsados o apoyados desde Casa Jalisco.

Lo cierto es que en los pasillos del Comité Directivo Estatal del PRI y en el equipo cercano al gobernador, Jorge Aristóteles Sandoval, hay inquietud por el trato recibido en el último reparto de plurinominales. Si bien medio se han resignado a la ausencia en el gabinete argumentando la falta de cuadros en los que se cayó aquí al estar fuera del gobierno estatal por casi dos décadas, esperaban ser esta vez tomados más en cuenta en el reparto de curules plurinominales para San Lázaro, a partir del millón 350 mil votos que sacó aquí Peña Nieto en julio de 2012.

Sin embargo este peso específico, que convierte a Jalisco en uno de los cinco estados clave, por su padrón, para ganar la presidencia de la República, sigue sin hacerse valer y sin que se pueda traducir esa fuerza electoral en fuerza e influencia política.

Porque las designaciones de jaliscienses en las listas plurinominales se limitaron a figuras como la de María Esther Scherman Leaño, Francisco Javier Santillán y Rafael Yerena, que responden a negociaciones de las oficinas centrales del priismo, que en muy poco o nada fortalecen o abren espacio para los priistas locales, porque se trata de cuadros que responden a liderazgos externos a la dinámica política local.

Lo que queda claro, entonces, es que además de que las lógicas para la confección de las listas plurinominales están lejos de responder a un propósito de beneficio a los ciudadanos y responde más bien a clientelas políticas, en Jalisco es también un tema que revela que los priistas tienen mucho por hacer para desarrollar una cultura de juego en equipo que les haga ganar espacios de incidencia nacional, y en la que hoy está en solitario el senador Arturo Zamora como vicepresidente del Senado.

twitter: @jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.