• Regístrate
Estás leyendo: Negociación bajo amenaza
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 10:57 Hoy

Radar

Negociación bajo amenaza

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Un tuitazo de Donald Trump, cual bofetada, fue la bienvenida que el nuevo presidente de Estados Unidos dio al canciller mexicano Luis Videgaray y al secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, quienes llegaron ayer a Washington para entrevistarse hoy con funcionarios de alto nivel para establecer contactos previos al encuentro que tendrán el 31 de enero el nuevo inquilino de la Casa Blanca y el Presidente de México, Enrique Peña Nieto.

En este tono los recibió: “Planeamos para mañana (hoy) un gran día en temas de seguridad nacional. Entre otras cosas, vamos a construir el muro”. Se espera además que de esa reunión salga con un decreto contra las ciudades santuario como Nueva York, Chicago, Los Ángeles, que no reportan indocumentados al gobierno federal. Y para acabar de complicar el primer contacto del nuevo gobierno estadunidense con las autoridades mexicanas, ocurrirá un día después de que luego de varios encuentros en los que el equipo de Trump les garantizó que la negociación con ellos no sería igual que con México, el gobierno de Canadá salió a declarar que velarán por sus intereses, independientemente de lo que suceda con nuestro País.

Las pláticas que inician hoy, pues, y la que sostendrá Peña con el magnate la próxima semana, será una negociación bajo amenaza y de alto riesgo.

Si bien, el Posicionamiento en Materia de Política Exterior, que presentó el lunes pasado el Presidente, compuesto por 5 principios y 10 objetivos (respeto a las remesas, repatriaciones legales y ordenadas, detener el tráfico de armas, mejores salarios para migrantes, proteger inversiones y buscar un frontera que una y no divida), es una propuesta mucho más concreta y acabada que el plan que presentó para enfrentar el gasolinazo, el reto ahora será saberlos hacer valer ante un negociador arbitrario y prepotente.

Sobre todo, hacer valer la postura de iniciar una negociación integral y no sólo el tema de la revisión del Tratado de Libre Comercio como parece ser la estrategia trumpiana. Esa es una sugerencia en la que han coincidido prácticamente todas las voces y que fue escuchada y aceptada en la estrategia negociación que diseñó el gobierno peñista. El objetivo sería no tratar asunto por asunto con los Estados Unidos sino todos los aspectos de la relación bilateral. Es decir no sólo revisar el TLC y el aspecto del muro, sino los temas de cooperación en el combate al narcotráfico, remesas, paso de armas y drogas, y seguridad en general.

Pese al optimismo mostrado por Videgaray y Guajardo ayer al partir a EU, es claro que a esta negociación bajo amenaza llegan como parte de un gobierno debilitado internamente y con los más bajos niveles de aprobación, situación que buscarán capitalizar los negociadores estadounidenses. En ese sentido, no está demás reflexionar hasta dónde el desinterés ciudadano mostrado en la casi desapercibida marcha contra Trump del sábado pasado en nuestro País no debilita aún más a los que nos representan, y la conveniencia que desde la sociedad civil, e incluso de gobiernos y partidos políticos se convoque a los mexicanos a manifestar en las calles el repudio al muro y todas las locuras de Trump. Nos va el futuro en ello.

jaime.barrera@milenio.com

twitter: @jbarrera4

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.