• Regístrate
Estás leyendo: La LXI Legislatura no se pudrió
Comparte esta noticia
Jueves , 16.08.2018 / 10:10 Hoy

Radar

La LXI Legislatura no se pudrió

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Ante la clara campaña por reelegirse que había activado en los últimos meses el desprestigiado auditor Alonso Godoy Pelayo, y los esfuerzos que por evitarlo iniciaron un grupo de líderes ciudadanos y cúpulas empresariales, concluí aquí el viernes pasado que venía la prueba de fuego para la LXI Legislatura, la primera de mayoría naranja: se salvaba o se pudría como las últimas cuatro.

Hoy toca reconocer que la fracción del partido Movimiento Ciudadano que encabeza el diputado Ismael del Toro, rompió ayer con casi una década de sumisión de los diputados y diputadas al titular de la Auditoría Superior del Estado y a sus jefes partidistas y de facto que lo mantenían para que les garantizara impunidad y canonjías. Esto, con el anuncio ayer que no darán su voto ante un eventual registro de Godoy Pelayo, que suspiraba por quedarse siete años más en sus lujosas y amplísimas oficinas que se mando hacer, con los impuestos de todos que dice cuidar, por voluntad personalísima y sin rendir cuentas a nadie.

Si bien el pronunciamiento viene casi al finalizar su gestión y ya que dejó en coma la fiscalización de los recursos públicos en Jalisco, lo cierto es que este paso nunca se atrevieron a darlo ni el PRI ni el PAN cuando fueron mayoría en el Congreso, pese a los grandes escándalos de corrupción de la Legislatura LVIII y los múltiples elementos que lo vinculaban a ellos, que se hicieron públicos desde inicios del 2011, tras una auditoría externa al Poder Legislativo.

El haber salido antes que nadie a dejar clara esta posición, reivindica al partido Movimiento Ciudadano de aquel bochornoso momento del arranque de la LX Legislatura, en la inauguración de su vida parlamentaria, cuando pidieron disculpas públicas al auditor, al día después que de forma unánime todos los diputados y diputadas de todos los partidos políticos habían votado un acuerdo parlamentario en el que pedían al auditor dejar el puesto por el daño que hacía a la credibilidad del Congreso. Ignorar ese acuerdo fue la primera de muchas humillaciones que hizo Godoy a los diputados de la pasada Legislatura.

Siempre sostuve aquí que el tema era altamente rentable políticamente por la creciente irritación popular por los casos de corrupción, impunidad y prepotencia de los malos servidores públicos. En ese sentido el partido naranja se adelantó también a sus adversarios que ayer dijeron estar en contra también de la reelección de Godoy en la ASEJ. El gobernador Aristóteles Sandoval secundó incluso el posicionamiento, y llamó a aprovechar el momento de relevo en la ASEJ para diseñar un nuevo modelo de fiscalización.

La pregunta ahora es si el partido Movimiento Ciudadano hará la faena completa y no sólo para los deseos de Godoy de perpetuarse en la ASEJ sino que también lo llama a cuentas para que responda por las irregularidades que se le imputan. O si será otro partido político el que proponga y capitalice no dejarlo ir impune.

twitter: @jbarrera4
jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.