• Regístrate
Estás leyendo: Informe Presidencial Vacuna
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 04:16 Hoy

Radar

Informe Presidencial Vacuna

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Qué plantearía el Presidente Enrique Peña Nieto para afrontar su cita a la rendición de cuentas de medio sexenio tras el año de desconcierto que dinamitó su narrativa triunfal del ciclo reformador?

Con esa interrogante cerré el Radar de ayer, luego de plantear que el inquilino de Los Pinos dejó pasar la oportunidad de presentarse al mensaje por su tercer informe de gobierno como un político sensible a la crítica, con cambios de sus responsables de la economía y la política interior en el país, ámbitos en los que han estallado las crisis que han provocado una profunda desconfianza e irritación en la población a su gobierno.

Pues bien, la incógnita se despejó ayer con lo que llamaría un "Informe Vacuna" que se prolongó por casi dos horas, en el que abrió y cerró con una mínima dosis de crítica y que sirvieron como corchetes que contuvieron una peregrina danza de cifras que recordó la época de los informes del partido único.

Esa fue la fórmula retórica que el Presidente utilizó para justificar e insistir que se va por el rumbo correcto pese al predominante clima de insatisfacción entre los mexicanos.

La narrativa presidencial fue clara: arrancar con referencias meteóricas a las pifias de Ayotzinapa y la fuga del Chapo sin mencionar su nombre, así como a los señalamientos de conflicto de interés al "titular del Poder Ejecutivo" e inaceptables casos de corrupción que han irritado a los mexicanos, para luego hablar largo de los beneficios de las reformas, y cerrar con el relanzamiento de un decálogo corregido y aumentado, que originalmente lanzó en noviembre cuando su ejercicio de gobierno se empezó a descomponer. El apéndice fue su abierta crítica a la mayor fuerza de oposición que enfrenta, cuando advirtió no optar por "salidas rápidas" pero "falsas" que ofrecen líderes que sólo llevan al encono y la "pérdida de derechos y libertades".

Pese a la sofisticación de la construcción y el encuadre de la comunicación presidencial, sus consejeros no lograron salvar puntos de desfase con la realidad y asomos de franca demagogia cuando tras reiterar el éxito de sus reformas, expresó que el nuevo decálogo buscará cumplir las nuevas prioridades de la segunda mitad de su gobierno: enfrentar la inseguridad, la corrupción y la desigualdad.

Lo que falta ahora es ver si este nuevo decálogo sí pasa del discurso a los hechos como no sucedió en noviembre pasado cuando empezó la pesadilla.

Sobre todo cuando se analicen a detalle iniciativas como la de las zonas económicas especiales, la de los bonos de infraestructura educativa; el programa de inglés, la creación de la secretaría de cultura, la austeridad y los nuevos instrumentos financieros como la "Fibra E".

Veremos.

twitter: @jbarrera4
jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.