• Regístrate
Estás leyendo: Impunidad partidista municipal
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 18:15 Hoy

Radar

Impunidad partidista municipal

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Los alcaldes que asumieron en octubre pasado cumplieron ya su primer semestre y poco o nada sabemos de lo que ha pasado con las denuncias, que por presuntos actos de corrupción de sus antecesores, presentaron ante la Fiscalía General del Estado.

Como cada inicio de las administraciones municipales (particularmente donde los que llegan son de partidos políticos distintos) muchos de los que se instalaron en la silla denunciaron haber encontrado ayuntamientos con las arcas vacías y múltiples irregularidades en trámites y dependencias, que aseguran, documentaron y llevaron ante el Ministerio Público.

En las últimas dos semanas hice una serie de entrevistas a los alcaldes del Área Metropolitana de Guadalajara para hacer un balance de su primer semestre de gobierno en MILENIO RADIO y aproveché para preguntarles sobre el tema. Los alcaldes naranjas de Guadalajara, Enrique Alfaro; de Zapopan, Pablo Lemus; y de Zapotlanejo, Héctor Álvarez, me dijeron que efectivamente tenían presentadas ya denuncias penales por desvíos varios. María Elena Limón, alcaldesa de Tlaquepaque, me comentó que estaba por presentar la primera por irregularidades en la oficina municipal donde opera la entrega de pasaportes. Curiosamente los alcaldes de Tonalá, Sergio Chávez; y de Tlajomulco, Alberto Uribe, donde no hubo alternancia y recibieron el ayuntamiento de antecesores de su partido, no han presentado querella alguna.

El presidente municipal tapatío y líder del movimiento alfarista fue más allá y aseguró que sus denuncias están tan sólidas que no hay forma de que algunos de los ex funcionarios señalados libren la cárcel.

Habrá que ver, entonces, si efectivamente se rompe la inercia de impunidad y simulación en los temas de corrupción en este el nivel de gobierno que atiende directamente al ciudadano y los espacios públicos de la ciudad.

En el pasado sexenio, de 54 denuncias contra administraciones municipales que se acumularon, 23 de ellas de ayuntamientos del interior del estado, y 31 de la zona Metropolitana de Guadalajara, apenas se logró que los jueces obsequiaran tres órdenes de aprehensión. A más de la mitad de su gestión, en la actual administración estatal no se ha emitido ninguna por esta causa.

En el mantenimiento de este paraíso de impunidad jugó sin duda la trama corrupta de complicidades de más de una década, que ha nulificado la fiscalización de los recursos públicos en nuestra entidad, y que se tejió desde la LVIII Legislatura con la ASEJ, y que se mantiene hasta la actual. Pero más determinante seguramente fue que aquellas denuncias fueron presentadas principalmente por los alcaldes priistas que llegaron en el 2010 a relevar a panistas. Y esas quejas nunca caminaron en la Procuraduría estatal que siempre estuvo en manos del panista Tomás Coronado.

Por eso la pregunta es si el priista Eduardo Almaguer, actual Fiscal General, romperá con esta tradición de impunidad y complicidad partidista, e irá contra sus correligionarios a los que los naranjas les acrediten plenamente sus delitos. Ahí está el reto.

twitter: @jbarrera4
jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.