• Regístrate
Estás leyendo: “Firme, no represor”
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 06:36 Hoy

Radar

“Firme, no represor”

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Al menos en el discurso, es la alentadora oferta de Roberto López Lara, mejor conocido como “El Chino (por el pelo rizado que portó de más joven, aclara) López”, el nuevo secretario de Gobierno de Jalisco, quien me asegura, nunca levantó la mano para que el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval lo considerara para sustituir a Arturo Zamora, quien fue su jefe de marzo de 2013 hasta hace una semana que lo relevó, al asumir el cargo más importante de su carrera política, que inició hace casi tres décadas bajo la guía de Carlos Rivera Aceves, el gobernador interino de Jalisco que le tocó entregar el poder al panista Alberto Cárdenas Jiménez en 1995.

La nueva relación entre los gobernantes y los ciudadanos, y el cada vez mayor diálogo que requieren los políticos con sus gobernados para ejercer el poder con eficacia, que dicta lo que los especialistas llaman gobernanza, tiene el permanente riesgo de atrofiar gestiones que por mantener la popularidad posponen o evitan tomar decisiones.

Es parte de lo que plantea Moisés Naím, en su libro el Fin del Poder, al señalar que hoy es más fácil acceder al poder, más difícil ejercerlo y más fácil perderlo.

Esta nueva condición y su fama de “político duro”, no le impide a López Lara asegurar que encontrará ese equilibrio.

Así lo promete luego de una semana sin descanso. Después de asumir el viernes, trabajó todo el fin de semana en la recepción de la oficina, y llamando a dirigentes partidistas, alcaldes, delegados, medios y representantes de organizaciones empresariales y de la sociedad civil. Ratificó así lo que destacan quienes lo conocen: su entrega y tenacidad en el trabajo, su sentido de responsabilidad y lealtad, pero también su dureza y falta de diplomacia.

-¿Qué es un gobierno firme para ti?- le cuestiono.

-Un gobierno firme tiene que ser tolerante, tiene que ser de mucho diálogo, pero también aplicando la ley y, en este caso, no atropellando a la gente.

-Algunos temen un estilo represor…

-Hablo de un gobierno firme y tolerante, no represor, son cosas diferentes- dice quien también fue secretario general del ayuntamiento tapatío en el trienio del hoy gobernador Aristóteles, y cuya labor de contención le evitó al entonces alcalde enfrentar conflictos y desgastes. Esa fue la clave de su designación, reconocen en el grupo compacto del mandatario estatal.

López Lara es partidario del viejo estilo de los secretarios de gobierno, esos que tenían como máxima no verse pero sí sentirse. Como los antiguos números dos que más que buscar el reflector lo evitaban, pero que si algo les irritaba es que desafiaran o ignoraran su investidura y el monopolio de la fuerza del estado.

Por eso es muy probable que será poco frecuente que conceda entrevistas como la que le presentamos hoy en esta edición y en todas las plataformas de Grupo Milenio, en la que explica su visión del poder y lo que implica el cargo que asumió un viernes 13.

twitter: @jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.