• Regístrate
Estás leyendo: Extinción de dominio vs polígonos de impunidad
Comparte esta noticia
Sábado , 18.08.2018 / 00:31 Hoy

Radar

Extinción de dominio vs polígonos de impunidad

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Qué hacemos para enfrentar con éxito el mayor paraíso de la venta de piratería en el que está convertido el Mercado Libertad, mejor conocido como el de San Juan de Dios, un ícono de la ciudad que es el epicentro de una zona donde reina el almacenamiento y la venta de droga y armas, y se da la trata de blancas?

¿Qué hacemos para terminar con la venta de medicina ilegal y que no cura los males de quienes la consumen, que se da todos los días en el barrio del Santuario?

¿Qué hacemos en la zona conocida como la 5 de Febrero para abatir el comercio de las autopartes robadas que alientan este tipo de delincuencia?

En cada uno de estos polígonos de impunidad que se han dejado crecer por años a la sombra de la corrupción, y a unas cuadras de las sedes de los tres Poderes del estado de Jalisco, del Palacio Municipal y del Palacio Federal. Y también de instalaciones de la Fiscalía estatal y de la delegación de la Procuraduría General de la República, se han hecho cientos de operativos policiales y de autoridades de los tres niveles de gobierno sin poder erradicar estos negocios ilícitos que siguen operando a la vista de todos.

Por ejemplo, Jorge Aristóteles Sandoval intentó acabar con la venta de autopartes robadas en la 5 de Febrero en dos ocasiones, sin lograrlo. Una cuando fue alcalde tapatío, y su jefe policial, Servando Sepúlveda, hoy secretario de Movilidad, diseñó un inédito operativo que llamó Lince (siglas de Limpieza, Inteligencia y Credibilidad) sin que haya cumplido el objetivo de erradicar esta ilícita actividad en la zona de la vieja central camionera. La segunda fue ya como gobernador cuando en 2013 echó mano de su nueva Fiscalía General, que encabezaba Luis Carlos Nájera, a quien ordenó una nueva irrupción policial contra el reino impune de las autopartes robadas.

Luego de aquel operativo, Aristóteles indicó que se trataba de la primera etapa de una estrategia que tenía como fin expropiar la zona y convertirla en una gran área verde y de áreas recreativas, para cortar de raíz ese lastre, utilizando la figura de la extinción de dominio.

Esa misma figura fue evocada el miércoles pasado por el Comisario de Seguridad tapatío, Salvador Caro Cabrera, para intervenir la zona de San Juan de Dios.

Esa coincidencia y la coordinación alcanzada en el operativo del miércoles en Obregón entre el gobierno estatal y municipal abren una gran oportunidad de concretar la extinción de dominio en estos polígonos de impunidad que carcomen el estado de derecho y promueven la cultura de la ilegalidad. El éxito de esa herramienta jurídica está probado en la recuperación del tejido social en zonas conflictivas de Bogotá, Colombia, misma que replicó en el DF el gobierno perredista de Marcelo Ebrard en la zona de Tepito e Iztapalapa en el 2007.

Que le pongan plazo.

twitter: @jbarrera4
jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.