• Regístrate
Estás leyendo: Deja al Presidente por Pérez Pozos
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 12:54 Hoy

Radar

Deja al Presidente por Pérez Pozos

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Apenas iniciaba ayer la retardada comida con el Presidente Enrique Peña Nieto por los 100 años de la Fuerza Aérea Mexicana en el flamante, moderno y muy amplio comedor de las nuevas instalaciones del Colegio del Aire en Zapopan, cuando el presidente del Supremo Tribunal de Justicia, Luis Carlos Vega Pámanes, tuvo que abandonar la mesa que compartía con otros políticos y funcionarios locales.

A la conmemoración en la Base Aérea de Zapopan, el Presidente llegó acompañado, como pocas veces, de una amplia comitiva en la que figuraban sus dos principales colaboradores, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el de Hacienda, Luis Videgaray, así como el secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, y los representantes de los Diputados y Senadores, Silvano Auréoles, y el jalisciense Arturo Zamora. Al término de la vistosa y larga ceremonia poco antes de las 15:00 horas, Peña Nieto y su comitiva, acompañados del Gobernador Jorge Aristóteles Sandoval y las autoridades de la FAM hicieron un recorrido por las nuevas instalaciones que les provocó llegar casi dos horas después a la comida que amenizaba el mariachi de la Sedena y donde esperaba la comunidad militar e invitados de todo el país.

Ahí permanecía Vega Pámanes departiendo en su mesa con el secretario de Gobierno, Roberto López, y con el Fiscal Luis Carlos Nájera, hasta apenas unos minutos después de la llegada de Peña Nieto y puesto el primer tiempo del banquete. En eso estaba cuando recibió una llamada que lo obligó a romper la regla no escrita de la clase política de que en los eventos del Presidente nadie se va primero que él.

Se trataba del aviso de que alguien en el Poder Judicial había manipulado el sistema aleatorio que define el turno y el juzgado a donde deben canalizarse los casos, para que el caso de la detención del ex secretario del Congreso, Octavio Pérez Pozos, cayera con un Juez a modo.

Se trata pues de la prueba más clara de que la detención de este ex funcionario del Congreso en la negra y corrompida etapa de la Legislatura LVIII ha puesto nerviosos a muchos, y desde luego de la corrupción en el STJ.

Y es que como lo referí ayer aquí, Pérez Pozos estaba en el plan inicial del reparto de culpas de los coordinadores de la Legislatura LVIII cuando en julio de 2011 todos los señalaban de ser los que se habían repartido millonarias pero indebidas sumas, y alegaban en corto que muchos otros, y no sólo ellos, se habían beneficiado de las corruptelas.

Advertían por ejemplo que irían por los que autorizaron los pagos indebidos no sólo al auditor Alonso Godoy, sino a otros diputados, familiares y funcionarios del Congreso. Sobre todo de los 30 millones de excedentes de la ASEJ que terminaron en una cuenta de IXE.

Fue ahí cuando mencionaron, entre otros, a Pérez Pozos, y a su antecesor Alfredo Argüelles que lo dejó en la Secretaría General. Por eso hoy son muchos a los que preocupa que el detenido dé detalles de por qué afirma que los responsables son los diputados de la Legislatura LVIII y LIX, que hasta lo quieren ayudar con los jueces.

twitter: @jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.