• Regístrate
Estás leyendo: CT vs adicciones
Comparte esta noticia

Radar

CT vs adicciones

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Retomo los principales resultados de un estudio realizado en el año 2013 en Brasil, Colombia, Perú y México, denominado “Comunidades terapéuticas (CT): Una de las alternativas de tratamiento al problema de adicciones”. Del país, en la investigación participó la organización tapatía Corporativa de Fundaciones y el Consejo Estatal Contra las Adicciones en Jalisco (CECAJ).

Además de las numerosas historias que hemos conocido de albergues de rehabilitación fallidos, la pertinencia de explorar este modelo que ha demostrado mejores resultados que las formas tradicionales de enfrentar el fenómeno de la farmacodependencia, crece luego de que ayer se dio a conocer el Censo 2015 de los Centros de Tratamiento contra las Adicciones en Jalisco, que revela que las metanfetaminas se convirtieron en el primer lugar de motivo de internamiento de adictos con el 38.3 por ciento entre las drogas ilegales, sólo un punto debajo del alcohol que aparece con el 39.6 por ciento.

Lo primero que habrá que decir es que pese a las enormes deficiencias de las autoridades de los tres niveles de gobierno en las políticas públicas para la prevención y el manejo de las adicciones, fue en México donde se encontraron los mayores avances, al menos en este modelo. Pero la mayor sorpresa es que fue en Jalisco donde se encontraron las experiencias mejor aterrizadas de estos centros definidos en el estudio como “ambientes residenciales libres de droga que usan un modelo jerárquico con etapas de tratamiento que reflejan niveles cada vez mayores de responsabilidad personal y social. Se utiliza la influencia entre compañeros, mediada a través de una variedad de procesos de grupo, para ayudar a cada persona a aprender y asimilar las normas sociales y desarrollar habilidades sociales más eficaces”.

En total se trabajó con 232 CT registradas en los cuatro países, pero sólo 134 cooperaron con las respuestas a los cuestionarios enviados a directivos y pacientes, y con abrir las puertas de sus centros para observar sus prácticas y hacer diagnósticos en sitio. De los 20 revisados en México todos aceptaron colaborar y todos operan en Jalisco, asegura el reporte.

De los 12 criterios de Melnick G. De León, con los que se miden las CT, las de aquí sólo reprobaron uno: el que define los roles de personal y sus funciones en el que sacaron 35 sobre 100 de calificación. Pasaron con 70 en la separación del paciente de la comunidad; 85 en la duración planificada del tratamiento; 90 en la visión de la recuperación y la vida correcta; 95 en la continuidad del cuidado, y en los modelos del rol del residente; y 100 en seis rubros: entrenamiento del crecimiento personal, entrenamiento de la conciencia, grupos de encuentro entre residentes, el trabajo como terapia y educación, la estructuración de la jornada, y las actividades comunitarias.

Si en tierra de ciegos el tuerto es rey, habrá que imaginar los graves problemas que tienen en el tema de los albergues para adictos en otras entidades, pero si en Jalisco se ha avanzado en este modelo las autoridades deben seguir sus buenas prácticas y tomarlas como guía. Concluyo mañana el tema con el perfil de los pacientes en las CT en Jalisco y las variables que determinan la calidad de su atención.

twitter: @jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.