• Regístrate
Estás leyendo: Blanqueo al 2011 Panamericano
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 21:37 Hoy

Radar

Blanqueo al 2011 Panamericano

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Los diputados y diputadas de la agonizante LX Legislatura volvieron a tramitar ayer a destajo 50 cuentas públicas entre las que iba la primera del Gobernador Jorge Aristóteles Sandoval, de alcaldes de todos los partidos políticos, y entre ellas la de los polémicos gastos de los Juegos Panamericanos en el crucial 2011, año en que se llevó a cabo ese compromiso continental.

Sólo detuvieron la cuenta del SIAPA del 2009, única a la que la muy desprestigiada Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ) fincó cargos por más de 600 millones de pesos. Hubiera sido el colmo que igual que las otras 49, la del SIAPA haya llegado rechinando de limpia del megaedificio del auditor Alonso Godoy Pelayo, cuando quien era su titular en ese tiempo, Rodolfo Ocampo, sigue preso en el Penal de Puente Grande acusado por ese desfalco.

Pero lo que no deja de llamar la atención es el caso de las tres cuentas públicas a las que los auditores de la ASEJ no les encontraron inconveniente alguno: la del Consejo Estatal del Deporte (Code), la del Comité Organizador de los Juegos Panamericanos (Copag), y la del Fideicomiso de Infraestructura para los Juegos Panamericanos (Finde).

Las tres llegaron de la ASEJ al Congreso con cero cargos y los legisladores y legisladoras de la LX Legislatura nuevamente aceptaron sin chistar este nuevo episodio de fiscalización simulada, ficticia, reproductora de corrupción.

Poco les importaron todos los señalamientos de irregularidades en el manejo financiero de los Juegos, sobre todo en el año 2011 de su celebración, que salieron incluso de voces de sus antecesores en el Congreso, sobre todo de los entonces diputados opositores al gobierno panista de Emilio González Márquez.

Tampoco tomaron en cuenta que pudiera tratarse de un muy probable caso de impunidad, por la forma en que se financió con recursos públicos la Villa Panamericana y cuyos oscuros procedimientos las tienen convertidas en un núcleo de edificios abandonados; como por el crédito quirografario contratado de última hora y en secreto para tapar el boquete financiero que dejaron los gastos hechos de última hora por el desorden en el ejercicio presupuestal para las JP.

Paradójicamente a los diputados tampoco les hizo ruido lo inmaculado de las cuentas panamericanas del 2011, aunque en julio pasado les estalló el escándalo de una extraña notificación del Tribunal Administrativo del Estado (TAE) que pospuso indefinidamente la discusión de la cuenta pública 2012 del Consejo Estatal para el Deporte (Code), con cargos por más de 36 millones de pesos de gastos injustificados por este evento, o que en 2010 la Auditoría Superior de la Federación detectó, sólo del recurso federal, que de los casi 427 millones de pesos invertidos en infraestructura deportiva, poco más de 109 millones fueron ejercidos con anomalías, como pagos a sobreprecio, renta de maquinaria fantasma, violación de topes de gasto y al menos nueve estadios mal construidos.

Por ello los diputados salientes de la LX Legislatura se convirtieron ayer en los blanqueadores del año panamericano. A pulso.

twitter: @jbarrera4
jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.