• Regístrate
Estás leyendo: Ayotzinapa y Lagos: ¿reclamos estériles?
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 07:00 Hoy

Radar

Ayotzinapa y Lagos: ¿reclamos estériles?

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Trágicamente todo apunta a ello.

Ayer en Guadalajara, al igual que en muchas otras ciudades de México, e incluso en otros países, miles de estudiantes salieron a las calles a exigir el regreso con vida de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, Guerrero, desaparecidos desde el 26 de septiembre tras ser baleados y detenidos por policías de Iguala y Cocula. Hoy continuarán con sus protestas con un paro de clases.

En Guadalajara y en Lagos de Moreno exigieron además el esclarecimiento de la muerte de Ricardo Esparza, un estudiante del CULagos de la Universidad de Guadalajara, el fin de semana pasado en Guanajuato, luego de que presuntamente fue detenido por policías municipales en el Festival Cervantino.

Por lo expresado ayer por el Fiscal federal, Jesús Murillo Karam, que ve el caso Guerrero, y por el Fiscal local, Luis Carlos Nájera, que debería ver por el caso de Ricardo, ninguno de los reclamos será atendido.

Además de la caída del gobernador Ángel Aguirre, lo que también parece ser cuestión de horas, es la rectificación, de que los cuerpos encontrados en las 9 fosas encontradas en Iguala, sí serían de los normalistas. Eso sin duda agravaría la peor crisis del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que desquebrajó la narrativa del exitoso ciclo reformador y le hizo volver a la verbalización cotidiana de los temas de inseguridad y la infiltración del narco que se propuso erradicar.

Pasaremos del reclamo al luto. No se puede entender otra cosa, tras la revelación que hizo ayer Murillo Karam de que están en espera de estudios de peritos argentinos que tomaron muestras de ADN de los familiares de los desaparecidos para cotejarlos nuevamente con los 30 cadáveres encontrados hasta hoy en las fosas, que se ubican muy cerca de la casa en la que encontraron la camioneta blanca de redilas en las que la mafia se llevó a los estudiantes luego de que se los entregaron los policías de Iguala y de Cocula, Guerrero. Esta espera además es una clara muestra de desconfianza a la información genética que les otorgó la fiscalía guerrerense, a partir de la cual la PGR concluyó inicialmente que no se trataba de ellos.

Por lo que respecta al caso del joven zapopano que falleció en Guanajuato, la exigencia de que se investigue el presunto abuso policial de los municipales y que le habrían causado la muerte, que reclaman sus familiares, los estudiantes, el rector de la UdeG, Tonatiuh Bravo Padilla, e incluso el secretario de gobierno, Roberto López, no encontró mucho eco en el Fiscal General.

Para Nájera no existe una sola prueba de que el estudiante muerto y uno de sus acompañantes haya sido detenido. Son “chismes”, dice.

Mi profundo deseo, sin embargo, es que los peritajes argentinos confirmen que los de las fosas nos son los estudiantes y que la Fiscalía de Jalisco voltee a la Procuraduría de Guanajuato, donde se han tomado con mucho más seriedad el lamentable caso del joven de Lagos.

jaime.barrera@milenio.com

http://twitter.com/jbarrera4

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.