• Regístrate
Estás leyendo: Alcaldes bajo amenaza
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 04:34 Hoy

Radar

Alcaldes bajo amenaza

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

La brutal crueldad con la que los mafiosos acribillaron de 600 tiros al alcalde de Pungarabato, Guerrero, Ambrosio Soto Duarte y a su chofer, la noche del sábado pasado que transitaba por una carretera en los límites con Michoacán, volvió a visibilizar la vulnerabilidad de muchos de los presidentes municipales ante el poder corruptor y de fuego del narcotráfico, que carcome al Estado mexicano y depreda comunidades.

Hace unas semanas, ocho meses después de asumir el cargo, el alcalde Ambrosio reveló en una entrevista con mi compañera Azucena Uresti, en Milenio TV, la infiltración del narco que encontró cuando llegó a la Presidencia municipal y las amenazas que le hicieron cuando expulsó a 58 policías que no habían aprobado sus exámenes de control y confianza, y que seguían patrullando por órdenes del capo de la plaza, impuesto por el grupo delincuencial Los Caballeros Templarios.

"Pues fíjese que nosotros tenemos ya años soportando las extorsiones, los secuestros, particularmente la familia Soto sufrimos tres. Las administraciones municipales, pues simple y sencillamente están a la orden de la delincuencia organizada, tienen gente en la nómina, en seguridad pública, en tránsito, en reglamentos, trabajan a su servicio. Hace ocho meses que entramos decidimos no permitir que eso siguiera. Que siguieran extorsionando, robando ganado, y lógicamente ha habido el enojo de esta gente. Nosotros teníamos en la nómina 88 policías y había 58 que no habían aprobado y seguían cobrando porque el jefe de la plaza no permitía que los corriéramos porque estaban al servicio de ellos (...) No ha sido fácil. Pero no podemos vivir de rodillas, se han acabado este pueblo que era el más importante de tierra caliente, de esta zona de Michoacán y Guerrero, secuestraron a los comerciantes más importantes, a los profesionistas, a los mejores doctores, se los acabaron. No podemos seguir así, no podemos seguir de rodillas, tenemos que despertar. Es bien importante que la ciudadanía reaccione y nos defendamos, somos más la gente de trabajo que los malandros", expresó Ambrosio consciente de que le podía ir la vida en ello. Y la tragedia vino.

Este asesinato que el Estado mexicano no pudo evitar pese a las amenazas y los cuatro custodios federales que le enviaron dejaron claro quién manda en esa zona de Guerrero. Así lo dejó entrever ayer el alcalde que suplirá a Ambrosio, Daniel Bustillo, quien también habló con mi compañera Azucena en Milenio TV. Palabras más palabras menos, lamentó que su compadre el edil asesinado se haya peleado con sus declaraciones con los narcos, dijo que él no lo haría y que sólo iría a trabajar por su pueblo. Y más: que si recibía amenazas mejor se retiraba.

Desde hace muchos años en Jalisco alcaldes de distintas zonas del interior del estado han reconocido en privado presiones similares, incluso de la Zona Metropolitana. Hoy las autoridades estatales aseguran que salvo casos aislados en la Zona Valles, los alcaldes y sus municipios están apoyados. Para honrar la memoria de Ambrosio, ojalá así sea. Además porque cada municipio postrado a la mafia es una amenaza para los alcaldes y servidores públicos que están convencidos de que por ningún motivo los delincuentes pueden estar por encima de la autoridad, pero lo más grave, para la vigencia del Estado y el futuro de esas comunidades.

twitter: @jbarrera4
jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.