• Regístrate
Estás leyendo: Agua: carencia de acuerdos y de conciencia
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 10:06 Hoy

Radar

Agua: carencia de acuerdos y de conciencia

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Sin duda el tema del agua se trata de un reto colectivo. De autoridades pero también de ciudadanos.

Por ejemplo, no trabajar en el fomento de una mayor conciencia en su uso y reciclaje, agravará mucho más y más rápido la problemática, de por sí ya complicada por la falta de acuerdos y talento político que por décadas han retrasado la definición de una ruta de mayor abastecimiento, pero también de un manejo más integral y sustentable de este recurso indispensable para el crecimiento y la viabilidad de la metrópoli.

La crisis de suministro de agua que por más de una semana afectó en días pasados a decenas de colonias del sur del Área Metropolitana de Guadalajara, y que coincidió con el Informe sobre agua y bosques que presentaron organismos de la sociedad civil conocedores del tema agrupados en el colectivo Tómala!, volvieron a poner en relieve esta asignatura pendiente que puede tornarse en una grave amenaza.

En este estudio presentado la semana pasada, se recuerda que en el AMG consumimos el doble del agua que necesitamos. Si los tapatíos seguimos siendo los que más consumimos agua en promedio por ciudadano no habrá fuentes de abastecimiento que alcancen. Desde luego hay quienes contribuyen con sus despilfarros a tener este promedio mucho más que otros. Mientras que alguien en Colinas de San Javier consume al día más de mil litros, en muchos de los fraccionamientos de Tlajomulco el consumo apenas llega a los 50 litros, abajo incluso del consumo mínimo que establece la Organización Mundial de la Salud.

Con datos de los vivienderos de Jalisco, Tómala! destaca que tres de cada cinco nuevas viviendas tienen un servicio precario de agua, y de la Comisión Estatal del Agua toma el dato que la ciudad padece un déficit de mil 300 litros de agua por segundo.

Coincido que la solución a estas carencias, no se logra sólo, o no se debe resolver sólo con la construcción de presas, como pasa ahora en el Río Verde y con la polémica Presa El Zapotillo, sino también con un alto a la sobreexplotación de los acuíferos, cuyas recargas son cada vez menores también por las violaciones a los planes de desarrollo urbano que provocan la pavimentación de zonas de infiltración. Ayudaría también, crecer el aprovechamiento de las aguas residuales, actualmente sólo del 3 por ciento, y hacer infraestructura para captar y utilizar el agua de lluvia.

A principios de marzo celebrábamos cómo por primera vez en la historia nuestra clase política hacía a un lado diferencias políticas y los alcaldes naranjas y el gobierno estatal priista se pusieron de acuerdo y decidieron invertir en drenajes e infraestructura para empezar a solucionar el grave problema de inundaciones.

Ojalá ese acuerdo pueda ser la base y un componente para avanzar en este modelo de gestión integral, y que desde la sociedad civil también se desplieguen acciones para crear conciencia como comunidad de la necesidad de hacer un uso más responsable del agua y desterrar los excesos.

twitter: @jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.