• Regístrate
Estás leyendo: Agencia "fast track" marca Imeplan alfarista
Comparte esta noticia

Radar

Agencia "fast track" marca Imeplan alfarista

Jaime Barrera Rodríguez

Publicidad
Publicidad

El Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan) alfarista está trabajando a toda máquina productos al vapor. El último es la Agencia Metropolitana de Seguridad (AMS) que muy apenas esbozó ayer el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, la voz cantante de los gobiernos naranjas del Área Metropolitana.

Lo paradójico, pues, es que el origen de este aparente nuevo desacuerdo entre Alfaro y Aristóteles, esté en un acuerdo político protagonizado por estos mismos personajes. Cuando el gobierno del estado entregó al entonces presidente municipal tapatío electo, el Imeplan. Para ello, destituyeron a su primer director que en teoría debió haber durado 4 años, para que los nuevos alcaldes metropolitanos pusieran ahí a Ricardo Gutiérrez Padilla, uno de los coordinadores de la campaña electoral que llevó a Alfaro a la alcaldía tapatía.

Como lo señalé en aquel momento, ese golpe a la naciente vida institucional del Imeplan, lesionó para siempre su credibilidad, por el manoseo político del que fue objeto al reconstituirlo con lógicas partidistas y de reparto de cuotas de poder.

La ciudadanía perdió así un espacio independiente y autónomo, del que se esperaban indispensables instrumentos para ordenar el crecimiento caótico de la Metrópoli, y ser una instancia técnica que garantizara las mejores decisiones a futuro para la ciudad, y no contaminadas por disputas económicas o de poder, como nos pasa ahora con el delicadísimo tema de la seguridad y los índices delictivos al alza.

Pasó ya en materia de desarrollo urbano. Lo primero que hizo el Imeplan alfarista fue incorporar a la Junta de Coordinación Metropolitana al municipio de Zapotlanejo, con lo que por decreto la mancha metropolitana se desparramó 643 kilómetros cuadrados. Ya con el municipio dentro se creó a toda velocidad el Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano (POTmet), que a ojos de expertos lejos de contener el crecimiento de la ciudad, fomenta la expansión y la especulación inmobiliaria, similar a la que provocó desastres urbanos como los de Tlajomulco y el camino a Colotlán, en Zapopan.

Vienen ahora esas mismas prisas en el tema de seguridad. Como golpeó fuerte la imagen del gobernable Alfaro, había que anunciar ya la AMS, sin importar que apenas dos semanas antes hayan estado ausentes él y su comisario de policía en la reunión mensual del Grupo de Coordinación de Seguridad, que reprocharon mandos militares y federales.

Así, como presidente de la Junta de Coordinación Metropolitana, Alfaro puso plazos y fechas de la AMS, aunque haya 3 de 9 alcaldes que no aprueban el modelo ni condiciones, y pese a que en el Imeplan no se solventen inconsistencias de su operación financiera, legal, y lo más grave, en lo policial.

Lo más lamentable, pues, es que en este debate, el Imeplan no verá por el interés ciudadano sino por cumplir con los tiempos que respalden los discursos políticos electorales del 2018. Eso no se puede permitir.

jaime.barrera@milenio.com

twitter: @jbarrera4

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.