• Regístrate
Estás leyendo: Hoy no hablaré
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 13:04 Hoy

Un ojo al gato

Hoy no hablaré

Ivonne Naime S. Henkel

Publicidad
Publicidad

¡Hoy no hablaré!

Hoy, todo el mundo hablará de las madres y escucharemos poemas y canciones dedicadas a ellas para que les recordemos lo especiales que son en nuestras vidas; pareciera que el 10 de mayo se hizo no con la finalidad de festejar a las madres, sino recordarnos a nosotros, los hijos, que una vez al año deberíamos de reconocer y agradecer el esfuerzo que ellas han hecho para educarnos y acordarse que, gracias a ellas, hoy somos quienes somos.

Yo por eso, este día no hablaré de las madres en general o de la mía, pues yo procuro festejar a mi mamá todos los días, aunque ella no lo sepa porque hace ya unos años, descubrí que el mejor regalo que puedo darle es sencillo y económico; sin embargo, me cuesta mucho trabajo hacerlo, ya que este obsequio consiste en actuar y comportarme como ella me enseñó: vivir de acuerdo a su ética (mi ética), ser siempre amable, educada, cordial, saber en qué momento callar y en qué momento hablar; ese es mi regalo hacia ella todos los días, bueno... casi todos.

¿Por qué no festejar a mi mamá todos los días?, finalmente no solamente es mi madre, sino que es mi amiga. Recuerdo que un día en la universidad, una compañera de clas -que estaba de chismosa- me dijo que le sorprendía la manera en la que le hablaba a mi mamá. "Parece que estás hablando con una amiga, me dijo, a lo que rápidamente y con una sonrisa le respondí: "Pues lo es, es mi madre y mi amiga"

¿Por qué no festejar a mi mamá todos los días? Ha respetado mi forma de ser y de pensar sin ser juzgada en ningún momento y, a cambio, lo único que ella ha esperado es lo mismo: ser respetada y aceptada como es. Recuerdo que siempre nos ha dicho a todos nosotros, "Seré tu madre y tienes derecho a estar enojada, pero nada más recuerda que no tienes derecho a faltar al respeto y/o ser grosera".

¿Por qué no festejar a mi mamá todos los días? Ha sido doctora, enfermera, chofer, señora de casa, psicóloga, maestra, entrenadora, dietista, estilista, diseñadora de moda e interiores, costurera, cheff, organizadora de eventos, entre otras tantas profesiones, mientras yo solamente me he dedicado a ser hija, estudiante y profesionista.

Así que he llegado a la conclusión de que si ella es madre los 365 días del año, yo debería de ser hija los mismos días, y así como ella se ha dedicado a festejarnos de manera diaria, yo también lo debería de hacer

¡Así que hoy no hablaré de mi madre!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.