• Regístrate
Estás leyendo: “Corazones antes que números”
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 22:49 Hoy

Un ojo al gato

“Corazones antes que números”

Ivonne Naime S. Henkel

Publicidad
Publicidad

Un soldado es capaz de sacrificar su vida para salvar a un compañero caído.

Un "godín" es capaz de sacrificar a un compañero para mantener su trabajo.

Lo que me queda claro es que en uno de estos dos escenarios, domina el sentimiento de compañerismo y confianza.

Si nos regresamos a los primeros años de los Homo sapiens, nos podemos dar cuenta de que el mundo estaba lleno de peligro, ya fuera el clima, la falta de recursos, los animales salvajes, pareciera ser que todas las fuerzas de la naturaleza estaban atentando contra nuestra existencia; así se empezaron a formar las tribus, el simple hecho de que uno sabía que a la hora de dormir, otro vigilaba el bienestar de todos, esto generó un sentimiento de compañerismo, unión y fuerza, la cual garantizo la supervivencia.

En la actualidad el mundo sigue funcionando de la misma manera, hay cosas que tratan de frustrar nuestra vida y reducir nuestros éxitos, ya sea la economía, o cualquier otro factor que no podemos controlar. La única variable que puede ayudar son las condiciones dentro de una organización o sistema y esto depende del líder. Cuando la cabeza es capaz de poner los intereses y bienestar de su gente antes que cualquier otro factor, ahí es cuando evidenciamos un verdadero compañerismo y crecimiento.

En el momento en el que nos sentimos seguros en nuestro ambiente laboral es cuando, se empieza a notar una unión de talentos y la institución se fortalece para hacer frente a las diferentes problemáticas y amenazas que se nos presentan del exterior. Un buen líder, siempre sacrificará los números antes que a su gente y así lo hizo Bob Chapman's que en un momento de crisis empresarial, afirmo, "Es mejor que todos suframos un poquito, a que uno de nosotros sufra mucho". Y en lugar de cortar cabezas, propuso que todo su personal tomara 4 semanas de vacaciones sin goce de sueldo, las cuales podrían tomar en el momento que quisieran. Otro ejemplo claro es Charlie Kim, en donde afirma que si alguien dentro de su empresa tiene problemas de productividad, en lugar de ser despedido será capacitado y asesorado para un mejor desempeño.

Seamos un Charlie o un Bob, capaces de poner primero los corazones de las personas antes que los números porque:

¡Esa es la única manera en la que podremos crecer!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.