• Regístrate
Estás leyendo: Educados para NO Merecer
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 12:26 Hoy

Educados para NO Merecer

Publicidad
Publicidad

Dentro de mis actividades como consultor empresarial, una de mis tareas es beneficiar con apoyos del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) a empresarios y emprendedores para que establezcan, hagan crecer o desarrollar sus empresas.

En días pasados lleve mi coche a revisión con un dueño de taller mecánico y le comente a lo que me dedico, y lo invite a que se beneficiara con una terminal para cobrar con tarjeta de crédito y débito con una Tablet y seis horas de consultoría, que en el mercado podría costarle todo el equipo y la consultoría hasta en $8,000, pero, que yo se lo ofrecía SIN COSTO, aclarando que NO es gratis sino producto de un apoyo derivado de sus impuestos, y que estos trabajaban transformados en esos apoyos para fortalecer a las PYMES. Estamos tan acostumbrados a no recibir, a no sentirnos merecedores que literalmente este empresario abrió más los ojos y con un gesto de incredulidad me dijo, “no gracias” …

Y es que, estamos tan acostumbrados a no sentirnos merecedores de nada, que cuando “la gente” nos quiere regalar algo no lo creemos o nos da la sensación de que cuando nos obsequian, ese alguien nos cobrará luego con intereses. Así nos sucede cuando nos ascienden en el trabajo, cuando nos invitan desinteresadamente a algún evento o cuando tenemos la posibilidad de hacer lo que más amamos y, “todavía nos paguen” y ¡oh! sorpresa, nos admiramos más, cuando nos pagan bien.

Lo anterior no es nuestra culpa, simplemente nos educaron en una cultura de: “te tienes que ganar todas y cada una de las recompensas”, o nos repitieron constantemente “si alguien te da algo, es por que luego te pedirá algo a cambio más grande o costoso después”.

Tenemos que reaprender a recibir, a entender que la energía fluye a nuestro favor y que hoy más que nunca necesitamos sentirnos merecedores de las cosas, eventos y personas que a veces milagrosamente aparecen en nuestra vida. No busquemos el “¿por qué me quiere regalar eso? seguramente hay letras chiquitas y luego me saldrá más caro”, dejémonos querer y agradezcamos lo que viene sin cuestionar tanto. No invito a que seamos personas que no revisemos contratos, que no seamos cuidadosos, pero, cuando tengamos la corazonada de “me lo merezco”, lo abracemos y aceptemos lo que el universo en su infinita abundancia nos lo obsequia por el simple hecho de existir.


laving77@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.