• Regístrate
Estás leyendo: Administración del Ego
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 21:50 Hoy

El Santo Grial

Administración del Ego

Iván Lavín

Publicidad
Publicidad

Hace unos meses conversando con uno de mis socios, concluíamos que uno de los factores de fracaso de las empresas donde están involucrados dos o más socios, es el manejo de los egos dentro de la sociedad y hablando de empresas dedicadas a ofrecer servicios especialmente de consultoría, se vuelve un tema realmente escabroso y espinoso.

Definamos por principio que es el ego. Según la Real Academia de la Lengua Española: Coloquialmente, “es el exceso de autoestima”. Sin embargo el manejo del ego se vuelve un tema delicado y que debe de administrarse, ya que el exceso de amor propio, por uno o varios integrantes de la sociedad, se puede convertir en casos patológicos en “narcisismo” (haciendo alusión al famoso personaje de la mitología griega con terrible final).

Estas demostraciones de amor excesivo por alguno o algunos de los socios, pueden obstaculizar o entorpecer las operaciones y resultados de la firma a favor de clientes y por lo tanto de la organización.

Cientos de firmas inician con “buenas intenciones”, planes magníficos y la solución a necesidades de mercado aún no satisfechas, y esto como siempre inicia en una servilleta de alguna cafetería o restaurante local, donde se panifican desde el plan de negocios hasta la forma de atender cuanto antes a las empresas.

¿Pero qué sucede que varias firmas de consultoría o empresas de servicios nacen, y otras mueren en los primeros meses de operación?, la realidad es que no se gestionó una buena administración de los egos dentro de la compañía y esto sin dejar de lado las reglas del juego en el sentido económico llevan al cierre de las mismas y muchos sinsabores y hasta la perdida de amistades que antes de esta prueba implacable se vislumbraban incorruptibles y hasta indestructibles.

Ejemplos, miles pero expongamos este: cuando, en un proyecto, trabajan a la par perfilesacostumbrados a liderar, además con un nivel de ego muy alto, aunado a que los actores, lucieron en sus anteriores posiciones tarjetas con el puesto “Director, Gerente” u otro puesto que significaba poder, conciliar no es fácil y no les gusta que le marquen un error.

La administración de egos, es un tema importante y en la cual no deben escatimarse recursos, tiempo y voluntad.

Una de las primeras tareas dentro de la gestión del ego de los integrantes de una sociedad es aclarar que el ego no es ni más ni menos que el “yo” consciente e individualizado que nos separa de los demás. Pero como la consciencia viene ya impregnada con un toque afectivo de nuestro sistema emocional, nunca es un “yo” totalmente racional y lógico.

Si el ego que predomina en nuestra firma es más o menos “sano” no habrá problema, porque esa “separación” de los demás será más física que mental, pero si el ego es disfuncional por exceso, sólo el socio directivo con altos niveles de inteligencia emocional podrá gestionarlos proactivamente para que no deterioren la empresa.

Es importante definir roles precisos dentro de la sociedad en los cuales, auxiliándose en un organigrama, se establezcan los puestos de liderazgo y que en las reuniones de resultados se voten las decisiones siempre en favor de la firma.

Posteriormente para que socios con mucha capacidad y alma de líder se avengan a participar en un equipo, debe haber una conducción clara, que le otorgue a cada uno autonomía, claridad de propósito y que se consensuen los objetivos. “Que cada integrante se sienta parte fundamental del proyecto”.

Es imprescindible el impacto del líder del proyecto: es quien guía, dirige, contiene y motiva. “Si soy líder, debo tener una reunión cuyo tema sea el estilo de trabajo y cómo puedo ayudar al equipo. Lo mismo si hay más de un consultor: reuniones periódicas para que la relación interna de trabajo les dé contexto a todos”.

Finalmente el líder del equipo debe de tener o desarrollar lo siguiente: una detección temprana de los problemas es clave porque empiezan siendo pequeños hasta que toman envergadura. Los síntomas se pueden detectar a través de reuniones con los integrantes del equipo, si logran los resultados y cumplen objetivos y cómo se relacionan entre sí.



laving77@hotmail.com /Twitter: @liclavin /www.ivanlavin.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.