• Regístrate
Estás leyendo: ¿Y el adelgazamiento organizacional?
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 03:19 Hoy

Espíritu empresarial

¿Y el adelgazamiento organizacional?

Israel Moreno

Publicidad
Publicidad

Allá por la década de los 90’s en nuestro país entró la idea de que las empresas, sean públicas o privadas, y en el afán de ser más competitivas para la globalización inminente de ese tiempo, debían de ser chatas o esbeltas.

Se nos comentaba que la “grasa” administrativamente hablando, era considerado el personal que laborara pero que no daba el extra en su trabajo o el que ni siquiera cumplía con éste; el principal precursor de esta idea fue el gobierno federal y fue cuando vinieron los “hachazos” (así se le llamó cuando recortaban personal que no daba el plus en su función, sobre todo en organismos públicos) y en teoría se quedaban los más competentes, los empleados que aseguraban la consecución de los objetivos, así como la existencia misma de la empresa.

Este “bajo tamaño” se tomó con seriedad, ya que aseguraba el bajar costos de operación, pues el personal se volvía más productivo y hacía más con menos y con la misma calidad, previa capacitación del capital humano, así como el cambio en la cultura laboral encaminado hacia la excelencia.

Pero al igual que otras muchas tendencias mundiales de orden administrativo, en México pareciera que fue pasajera y que a 25 años de distancia no consiguió el objetivo de hacer más delgadas las organizaciones.

Esta tendencia poco a poco se ha ido olvidando y se ha retomado la idea de que “mientras más importante sea la organización, más gente requiere”, sobre todo en los gobiernos de los tres niveles.

¿Le ha tocado ir a una oficina del municipio y ver personal comiendo en su lugar de trabajo, o platicando plácidamente o en su celular y sin atender al ciudadano que les pagamos su sueldo con nuestros impuestos?

El exhorto que humildemente hago a todos los empresarios, jefes de departamentos y directivos de los negocios, es a retomar esta tendencia del adelgazamiento organizacional; pensado y aplicado correctamente, se puede quitar el “exceso de personal” que daña a la organización, el que la hace lenta e improductiva; favor de asegurarse cuando se aplique este “bajo tamaño” de no tocar “órganos vitales” que hagan peligrar la existencia de la empresa, pues si bien dice el dicho administrativo de que “nadie es indispensable”, que por lo menos con este adelgazamiento se asegure sobrevivir y perdurar.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.