• Regístrate
Estás leyendo: Vox populi, Vox Dei
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 07:26 Hoy

Espíritu empresarial

Vox populi, Vox Dei

Israel Moreno

Publicidad
Publicidad

El pasado 19 de septiembre, la CDMX y otras ciudades volvieron a palidecer un terremoto con las consecuencias devastadoras y crueles conocidas por todos. A diferencia de 32 años antes, la tecnología y las redes sociales ayudaron en la comunicación y en la organización de la gente que ayudó a salvar vidas, lo más raudo posible. La gente en general, estaba un poco más capacitada en lo que debía hacerse en esa situación, por lo que hubo mejor respuesta de la sociedad.

¿Por quéeste tema si el tópicode este espacio es la Administración?, porque al entrar el recurso humano a cualquier sistema, se debe administrar para lograr lo que se busca: surgió la necesidad de comunicar, coordinar, trabajar en equipo y hasta de liderar.

Como toda “empresa”, México tiene una serie de gastos presupuestados, y ante esta eventualidad, se debe replantear los planes y decidir mejor cómo y dónde destinar los recursos. La Voz del Pueblo que es la Voz de Dios, ha decidido que ese dinero que va para los partidos políticos, se reoriente a apoyar a los más necesitados, es una decisión inteligente y sana, que por cierto no todos los políticos concuerdan, porque no son inteligentes ni sanos en sus valores; o dígame usted: ¿A cuántos diputados, senadores o demás políticos vio en las labores de rescate?

Las empresas, decidieron apoyar y solidarizarse con los damnificados: dando viajes gratis a personas en las ciudades afectadas, abriendo la señal para el uso de internet de parte de compañías de comunicación, los hospitales públicos y privados, ofrecen sus servicios médicos sin costo y hasta negocios transportistas ofrecían llevar a rescatistas “de gorra” a la CDMX, además de que algunas funerarias y veterinarias trabajaron sin cobrar.

Hemos conocido en estos días muchas historias de éxitos y de tragedias; conla cantidad inconmensurablede recursos que se han estado mandando a esos lugares, salen a relucir las personas, políticos y gobiernos que por sus pocos valores prodigan excrecencia, pero tambiénsobresale la nobleza y generosidad del mexicano que da hasta la vida por personas y animalitos en desgracia.

Esto último es México, un pueblo unido ante la desgracia, una raza noble y buena que arriesga su vida por el prójimo y una nación solidaria ante la tragedia.Eso sí cuenta.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.