• Regístrate
Estás leyendo: Pulvis es, et in pulverem reverteris
Comparte esta noticia

Espíritu empresarial

Pulvis es, et in pulverem reverteris

Israel Moreno

Publicidad
Publicidad

Hace unos días el papa Francisco “recordó” a su grey con respecto a que está prohibido el depositar las cenizas de los difuntos en el mar, la tierra o dejarlos de ornato en su hogar.

El sumo pontífice actual se ha caracterizado por ser un poco más compresivo a estos tiempos por las que deambula el mundo; ha tocado temas antes delicados para los católicos que no se habían hablado, pero que los feligreses veían con recelo.

Pederastia entre sus presbíteros, papel de la mujer en la Iglesia y su eventual ocupación de puestos en la cúpula jerárquica, la discusión (por lo menos) de las uniones homosexuales por parte de la religión, el uso de los medios profilácticos para evitar embarazos o enfermedades de transmisión sexual, y el papel actual del sacerdote en la vida social, política y económica de los pueblos.

Ante esta aparente apertura de criterio, salta a la vista esa disposición con respecto al uso de cenizas anteriormente comentado.

Usted, amigo lector, ¿qué ha pensado que harán con sus restos mortales?, ¿se pondrá muy moderno y teniendo la posibilidad económica mandará al espacio su cadáver?, ¿será tradicional y pedirá lo entierren con sus ancestros en algún cementerio con cripta familiar a perpetuidad? ¿Será apegado a los cánones religiosos y pedirá que lo entierren en alguna catedral para asegurar de algún modo su acceso al paraíso? o ¿pedirá que lo cremen y que su parentela se haga un lío con el lugar donde dejarán sus cenizas?

Si vemos este asunto desde el punto de vista empresa, considero que el comentario de Francisco es más una queja por haber mermado sus ingresos que como negocio tiene la empresa, que un recordatorio para salvar almas del infierno.

Respetando las creencias de cada quién, y apoyándome en las Sagradas Escrituras, si Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza, entonces uno tiene el poder de decidir qué hacer con su forma corpórea; pues la parte espiritual, la que le interesa a la religión, esa le concierne al Creador.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.