• Regístrate
Estás leyendo: ¿Para qué se le paga a un directivo?
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 08:37 Hoy

Espíritu empresarial

¿Para qué se le paga a un directivo?

Israel Moreno

Publicidad
Publicidad

Esta labor loable, complicada y muy remuneradora le pertenece a un sector privilegiado de individuos que su función es que otros trabajen, de preferencia, de manera eficiente.

¿Para qué se le pagan cantidades astronómicas a un Zinedine Zidane por comandar al equipo de futbol soccer de Madrid? ¿De qué méritos goza Luis Enrique al cobrar sumas millonarias por dirigir al Barcelona?

Efectivamente… para dar resultados, para que sus jugadores defiendan la portería, metan goles y ganen partidos, trofeos y campeonatos. En las demás organizaciones se les paga para lo mismo: para que la empresa alcance sus metas sociales, económicas y organizacionales.

Recientemente tuvimos la visita del Papa Francisco, él también recibe una paga (moral, económica o espiritual) por estar al frente de una organización milenaria y que ha perdurado en el tiempo. Pero también el líder católico encausó, “regañó” y re-orientó a sus “trabajadores que han descuidado su función”.

¿Es fácil? No… cada cabeza es un mundo y tratar de coordinar a un grupo de personas que difieren en sexo, religión, raza, costumbres, estado civil, edad y hasta de rumbos donde habitan, no es tan sencillo como parece… pero no es imposible, sino, ¿por qué tuvieron éxito los eventos del Sumo Pontífice? Porque los que participaron coincidían en la religión.

¿Ha estado, amigo lector, al frente de un área, proyecto o departamento? Cuando se plantean los objetivos se ven muy bien en papel, pero en el momento en que interviene la mano del hombre, que somos falibles por naturaleza, las cosas a veces no salen si no están bien coordinados.

Problemas de actitudes de los trabajadores, mala comunicación, incapacidad evidente del capital humano, conflictos interpersonales y demás vicisitudes laborales, se pueden con un directivo efectivo. Pero después de algunas experiencias y varios ejemplos que he conocido de muchos negocios, si a la lista anterior se le suma el de “directivo no apto para su función”: ¡acabose el asunto!

Por eso son justificables las generosas erogaciones que realizan las empresas en los sueldos y prestaciones que reciben los puestos gerenciales.

Los excelentes directivos justifican dicho pago por los resultados que generan en base a la productividad de su gente… y los resultados que dan.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.