• Regístrate
Estás leyendo: Nuestro juramento
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 03:06 Hoy

Espíritu empresarial

Nuestro juramento

Israel Moreno

Publicidad
Publicidad

No, amigo lector, no hago referencia a la melodía interpretada magistralmente por Julio Jaramillo, sino al juramento que todo profesionista que nos jactamos de serlo, debemos hacer al obtener el título de la carrera que estudiamos.

¿Qué representa ese juramento? Ese acto solemne es la culminación de años de esfuerzo, dedicación y preparación académica para ejercer una profesión y vivir de ella;son pocos minutos en los que se hace, pero debe ser significativo para la persona que lo realiza; es un el único momento en su vida donde jura aplicar valores (o al menos el primero si estudian otra profesión); también es la terminación oficial de la carrera y el ingreso formal al campo de trabajo reconocido por el Estado; es además el compromiso de la persona titulada con la sociedad, su familia y su país para hacer las funciones que le tocó aprender de manera ética y apegada a la honestidad, la honorabilidad y el respeto a las leyes.

¿Sabe usted de algún profesional de cualquier carrera, que hace cosas indebidas en el ejercicio de su profesión? Si es así, lamentablemente no aplica los valores que le dijeron en la escuela que debería usar y trae el desprestigio moral de la persona de que se trate primero, de la profesión después y eventualmente de la universidad donde se preparó.

¿Por qué no se pueden (o no se quieren) aplicar los valores que juramos solemnemente seguir?, ¿por qué un médico realiza abortos cuando está penado hacerlo?, ¿por qué un contador oculta información financiera con dolo o evade el pago de impuestos?, ¿por qué un enfermero viola a una discapacitada mental en un hospital?

Y es que lamentablemente, nos hemos caracterizado como pueblo a ser mal portados y deshonestos: recordemos el famoso grito que se le hace al portero de la selección contraria a nuestro país cuando en un partido de futbol despeja el balón y que ha traído tanta polémica y hasta multas por tal conducta; o el caso del titánico costo de la Estela de Luz.

Depende de la gente que esa percepción inadecuada de nosotros como pueblo cambie; pero debemos empezar los profesionistas, ser ejemplo impoluto de dicho actuar para que se repita esa conducta adecuada y así reescribir la historia de México con toda el alma llena de valores, y la escribiremos con tinta sangre del corazón.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.