• Regístrate
Estás leyendo: Libertad de expresión… para todos
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 07:56 Hoy

De medios y otros demonios

Libertad de expresión… para todos

Israel Martínez

Publicidad
Publicidad

Un grupo de reporteros abandonó sus funciones periodísticas para asumir las de activistas sociales, salieron a manifestarse por temor de su seguridad personal o la falta de aprobación a alguna de las leyes que están pendientes en la legislatura o el respeto a la libertad de expresión o algo de todo eso o todo eso, segundos después retomaron su papel original y escribieron notas sobre su propio movimiento.

Las intenciones son buenas y se entienden pero no los modos en los que un reportero, con todo el poder que la palabra otorga, se planta frente a un edificio vacío y cerrado por el horario para ¿hacerse escuchar por quien los lee, los escucha y los ve a diario?

Mientras esto ocurre, hay una agresión a la libertad de expresión que viene ocurriendo desde febrero y de la que ninguno de esos reporteros ha escrito una sola línea, quizás porque el intento de censura no es hacia un periodista o porque la institución que la está aplicando es una con la que muchos medios locales tienen acuerdos comerciales y con la que, seguramente, deberán renegociar convenios.

El hecho es que desde febrero de este año la Universidad Autónoma del Estado de México (Uaeméx) inició un procedimiento sancionador contra el investigador de esa casa de estudios Fermín Carreño Meléndez por OPINAR que el proceso electoral de renovación de rector estaba siendo controlado por el gobierno estatal y que de hecho ahí se habría determinado al nuevo titular de la institución educativa.

El consejero de la Facultad de Derecho, Sergio Ruiz Peña... esperen: ¿de qué facultad era el anterior rector? Bueno, no es relevante; indicó que Fermín Carreño había "ofendido y cuestionado la autonomía de la universidad" y que no permitirían que "se atente contra el proceso de sucesión" es decir: autonomía universitaria y proceso de sucesión son los mismo y ambos incuestionables.

Es lamentable que el Consejo Universitario haya dado entrada al tema para revisar si una opinión que cuestiona la autonomía es objeto de censura aplicable a toda la comunidad (porque la decisión sentará un precedente) cuando parece evidente que en una Universidad la libre expresión debe ser la principal garantía, vamos, que ni siquiera debió considerarse el revisarlo.

A veces en el afán de defender nuestras creencias olvidamos lo esencial de ellas; mientras los reporteros le hacen al activista para exigir libertad de expresión, en sus narices está ocurriendo un ataque a este derecho del que muchos ni siquiera están enterados. Paradojas de la vida, les dicen.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.