• Regístrate
Estás leyendo: El gris Osorio Chong
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 04:48 Hoy

De medios y otros demonios

El gris Osorio Chong

Israel Martínez

Publicidad
Publicidad

A lo largo de lo que va de la administración de Enrique Peña Nieto como presidente de la República una pregunta se ha repetido (cada vez más insistentemente) ¿Qué hace o dónde está el secretario de Gobernación?

Hasta antes del movimiento magisterial, Miguel Ángel Osorio Chong se había mantenido alejado de los problemas sociales, viéndolos de lejos y dejando que fueran otras dependencias del gobierno federal las que salieran a dar respuesta y solución a los distintos temas.

En los hechos de Ayotzinapa el que dio la cara fue el entonces titular de la Procuraduría General de la República, Jesús Murillo Karam, quien entre "la verdad histórica" y su "ya me cansé" tuvo que abandonar el cargo meses después.

Con el magisterio, a pesar de las protestas en distintas ciudades, bloqueos carreteros y extorsiones en comunidades de Oaxaca, Chiapas y Guerrero, Osorio Chong se había abstenido y dejado que fuera el secretario de Educación, Aurelio Nuño, quien enfrentara a la CNTE.

Incluso, una vez que ya no pudo seguir eludiendo su responsabilidad, y a media negociación con los líderes de la Coordinadora, intentó zafarse del asunto buscando que la mesa regresara a manos de la SEP.

Al no lograrlo, el titular de Segob se bajó como fuera de las negociaciones y lo dejó todo en manos de los subsecretarios Luis Miranda y Roberto Campa, quienes realmente han asumido las riendas de la secretaría durante toda la administración.

Osorio Chong llegó a la Segob como parte de los compromisos contraídos por Peña Nieto en las alianzas hechas durante la campaña priista y con las cuales el mexiquense pudo hacerse de la candidatura tricolor.

El ex gobernador de Hidalgo asumió el cargo en una de las secretarías más importantes de la estructura del Ejecutivo, pero se mantuvo al margen en los temas torales que ha tenido que enfrentar el gobierno de Peña Nieto, lo que ha generado un evidente distanciamiento entre el Presidente y su secretario.

Mantenerse replegado, silencioso, ajeno a los problemas de gobernabilidad más fuertes, le ha evitado los desgastes naturales de la posición pero, al mismo tiempo, le ha ganado una mala fama en la administración federal.

Incluso, tras los pasados resultados electorales, el nombre del secretario fue mencionado refiriéndose a que solo se ocupó de su estado y que abandonó a su suerte a las demás entidades dejando que fuera Manlio Fabio Beltrones quien cargara con esas derrotas.

La estrategia parece funcionar y Osorio Chong, con su paso grisáceo en Segob, ya logra perfilarse como presidenciable en 2018 aunque, en su momento, tendrá que responder si en caso de alcanzarla se desentenderá de la Presidencia como hasta ahora lo ha hecho de Gobernación.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.