• Regístrate
Estás leyendo: Cielo gris
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 06:45 Hoy

De medios y otros demonios

Cielo gris

Israel Martínez

Publicidad
Publicidad

En las redes sociales de los habitantes de la capital mexiquense circuló una misma pregunta durante la semana pasada: ¿Qué ocurre con el cielo que se ve gris? Aunque la respuesta atribuyó el fenómeno a la quema de varios pastizales, la realidad es más triste y alarmante.

Un análisis de la Organización Mundial de Salud (OMS) revela que Toluca ocupa el segundo lugar de las ciudades más contaminadas del país, solo por debajo de Monterrey que obtuvo el primer sitio, aunque no por mucha diferencia.

Así que no se trata solo de la quema de unos cuantos pastizales sino de un problema sin atender que, por esa misma razón, ha ido creciendo hasta llegar a la situación en la que nos encontramos.

Según el informe de la OMS, la contaminación se mide por dos indicadores: pequeñas partículas menores a 10 micrómetros (PM10) y partículas finas menores a 2.5 micrómetros (PM2.5) y que contienen sulfatos, nitratos y carbono negro; principales elementos dañinos al ambiente y la salud.

El reporte indica que Monterrey alcanzó una medición de 86 PM10 y 36 PM2.5 mientras que Toluca obtuvo 80 PM10 y 33 PM2.5; para tener una referencia más clara, la Ciudad de México registró 42 PM10 y 20 PM2.5, ubicándose en la séptima posición de este nada honroso ranking.

Aunque en la actual administración se ha anunciado que se trabaja en acciones para reducir el problema, lo cierto es que no hay una sola que se haya puesto en marcha o, al menos, no se ha anunciado como tal.

En 2015, siendo presidente municipal Braulio Antonio Álvarez Jasso, se echó a andar la Ecozona, un absoluto y rotundo fracaso de la empresa alemana Gesellshaft Fur Internationale Zusammenarbeit (GIZ) y que prometía acciones en conjunto que, no obstante, no llegaron a ningún lugar por lo que el proyecto fue suspendido, sin ser sustituido, a inicios de este 2017.

Si lo que están pensando es que el tema de las bicicletas era un intento de solución, es todo lo contrario, se ha vuelto parte del problema; el cierre de carriles en calles muy reducidas para cederlos a las ciclovías, ha generado más dificultades de tránsito con el mismo número de vehículos, aumentando con ello el nivel de contaminación en la zona centro de Toluca.

El problema que vive la capital mexiquense requiere de acciones múltiples y específicas para las condiciones reales que tiene; copiar medidas de otros lugares sin entender sus contextos y circunstancias solo conduce al resultado actual de las propuestas: un fracaso rotundo en la lucha por cuidar el ambiente en la que alguna vez fuera "Toluca la bella".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.