• Regístrate
Estás leyendo: Espíritu navideño
Comparte esta noticia
Lunes , 17.12.2018 / 06:16 Hoy

Susurros...

Espíritu navideño

Irma Vela

Publicidad
Publicidad

A Christmas Carol novela escrita por el novelista británico Charles Dickens y publicada por hapman & Hall el 19 de diciembre de 1843, nos muestra la historia de Ebenezer Scrooge hombre usurero, ávaro y despiadado, que enfrenta a los espíritus del pasado, el presente y el futuro, cambiando su vida a partir de entonces en la época de Navidad. 

Cada Navidad pasan en los medios, la historia de Charles Dickens y más de uno, nos hemos sentido identificados con ella, al enfrentar las decisiones del pasado, el presente y las posibles consecuencias de nuestras acciones en un futuro, razón por la cual nos hace reflexionar sobre la vida que hemos llevado.

¿Qué se conmemora en la Navidad? Navidad proviene del latín Nativitas que significa nacimiento, conmemorando el nacimiento de Jesucristo. El establecimiento oficial de la fecha de Navidad del 25 de diciembre, fue en el año de 386 bajo la influencia de San Juan Crisóstomo y San Gregorio Nacianceno, ya que la fecha real del nacimiento de Jesucristo no viene documentada en la Biblia. 

Es en Navidad en el mes de diciembre cuando nos sentimos más sensibles, más humanos, despertando en nuestro espíritu navideño, que saca lo mejor de nosotros. 

Es en esta época donde nos ponemos nostálgicos, recordando las navidades pasadas, los seres queridos que ya no están ocupando un lugar en la mesa, aquellos familiares que por la globalización viven lejos de nuestros hogares, sin embargo, el espíritu navideño que brinda paz y amor, nos da el consuelo y la alegría en nuestros corazones de ver en los demás una nueva oportunidad para ser mejores. 

Hace unos días me comentaba una amiga que tiene un criadero de gatos finos, que regresaba de entregar a unos gatitos, la niña que los recibió es una niña con un síndrome, cuenta con cuatro años de edad, pero mentalmente tiene un año, está en terapias durante todo el día, incluso la han llevado a España a recibir tratamientos y gracias a ese cuidado y al amor de la familia que le han brindado, la niña ha salido adelante, mi amiga llevó dos gatitos para elegir, un gatito tenía la colita fracturada y el otro gatito era un gato sano, al momento de darle a elegir al padre de la niña el gatito, el señor eligió el gatito con la colita fracturada, argumentando que el gatito era un gatito especial como su hija era especial, al ver que los dos gatitos estaban acurrucados entre sí, mi amiga decidió regalar al par de gatitos, al preguntarle porque lo había hecho, respondió: cuando llegué a la casa estaba arreglada de Navidad, música navideña, el pinito y la niña corrió y ¡me abrazó!

Lo anterior es un ejemplo de como actuamos bajo el espíritu navideño, cuando sacamos lo mejor de nosotros, cuando tenemos la empatía para comprender el dolor ajeno, cuando comprendemos que una acción va a repercutir de forma positiva a los demás, aún cuando esas acciones implican una renuncia personal en la búsqueda de un bien al prójimo.

“Honraré al espíritu de Navidad y todo el año lo mantendré en mi corazón”: Charles Dickens..

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.