• Regístrate
Estás leyendo: El sentido de la vida
Comparte esta noticia

Susurros...

El sentido de la vida

Irma Vela

Publicidad
Publicidad

Hace tiempo, una persona me preguntó si el dinero compra la felicidad, le contesté de forma negativa, le comenté que un amigo cuyo trabajo es realizar regresiones a nivel mundial, me comentó que muchas de las personas que son suicidas, han tenido todo: dinero, una vida fácil y no han batallado, decidieron venir a esta vida a vacacionar y no le dieron sentido a sus vidas.
Desde mi juventud seguí los pasos de Farah Diba, la viuda del Sha de Irán Mohammad Reza Pahleví, ella siempre estaba en las portadas de las revistas, sus dietas eran famosas en todo el mundo por la forma en que se cuidaba; más ahora la imagen que proyecta es de una fuerza y una tristeza, después del suicidio de dos de sus hijos.
Sí, dos suicidios, de los hijos del hombre que en su momento, fue uno de las personas más poderosas del mundo.
Su hija Leila y su hijo Ali Reza, no pudieron soportar la pérdida de su padre por un cáncer, el vivir fuera del país en el exilio, el rechazo social que vivieron en diferentes países, los afectó al grado de tomar la decisión de terminar con sus vidas, su hija Leila lo hizo con cocaína y barbitúricos y Ali Reza con un balazo en el pecho.
Actualmente Farah Diba es una practicante de yoga y meditación, más la tristeza de su mirada refleja el dolor tan grande de haber perdido no sólo a su marido, sino a dos de sus amados hijos.
¿Qué lleva a las personas a perder el sentido de vida?
Victor Frankl neurólogo y psiquiatra austríaco, quien sobrevivió a cuatro campos de concentración incluido Auschwitz, desde 1942 a 1945, pasó hambres, perdió a sus seres queridos, sin embargo, se dedicó a investigar acerca del sentido de la vida y comprendió que a pesar de las adversidades, se puede llegar a tener un sentido de vida en base a la responsabilidad y la libertad de elección mencionando: “la última de las libertades humanas, la libertad esencial, aquella que nadie nos puede arrebatar, es la de elegir nuestra actitud sean cuales sean las circunstancias que nos rodean, por difíciles, dolorosas o complejas que sean tales circunstancias”.
Si tenemos una visión a futuro de lo que queremos, contaremos con una esperanza y podremos enriquecer la vida, elevando el sistema inmunológico; como menciona Víctor Frankl “la salvación del hombre está en el amor y a través del amor”, las personas que dedicaron sus vidas a ayudar a otros en los campos de concentración, llegando incluso a regalar su pan y única comida del día, son las que sobrevivieron.
La misma persona que me preguntó si el dinero compra la felicidad, me comentó hace unos días, que a pesar de la estabilidad económica que tiene, la felicidad proviene de su familia, del vivir día a día, de ver la vida diferente, es decir, cambió su perspectiva.
Cada día que pasa, tenemos la oportunidad de observar lo mejor de las personas y que al ayudar a alguien más ¡TE AYUDAS A TI MISMO!
La vida es un espejo te refleja lo que das.
Cuando lo haces con el corazón las acciones que se regresan son de amor.
La vida no se para.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.