• Regístrate
Estás leyendo: Las palabras de Bolton y Pence que torpedearon la cumbre Trump-Kim
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 14:06 Hoy

Daños colaterales

Las palabras de Bolton y Pence que torpedearon la cumbre Trump-Kim

Irene Selser

Publicidad
Publicidad

Para el periódico The Guardian, la debacle de las conversaciones anunciadas con bombo y platillo por Donald Trump en marzo con su par norcoreano Kim Jong-un, no es más que un "desastre anunciado" tras la sorpresa inicial ante la decisión "visceral" del magnate republicano que "sin consultar a nadie" puso en la agenda la desnuclearización de Pionyang, y sin dilucidar tampoco qué significaba para cada parte dicho término.

También el portal de la BBC hace un recuento detallado de los sucesos que llevaron a la cancelación ayer de la "histórica cumbre" prevista para el 12 de junio en Singapur, luego de que el 27 de abril y tras viajar a China para entrevistarse con Xi Jinping, Kim se reuniera con su par surcoreano, Moon Jae-in, en una verdadera cita histórica en la frontera común donde pactaron firmar la paz después de seis décadas de guerra factual y trabajar hacia una "completa desnuclearización" de la península coreana.

Pero en algún momento, dice BBC Mundo, "la situación se torció" y la Casa Blanca volvió a su retórica de la "amenaza militar", aunque el primer tropiezo del deshielo se puede ubicar el 6 de mayo, cuando la Cancillería de Pionyang advirtió a Trump que no ayudaba en nada que EU sugiriera que las sanciones solo iban a ser retiradas hasta que Norcorea abandonase totalmente las armas nucleares. Trump añadió que iba a aumentar las presiones sobre la dinastía de los Kim, la cual respondió advirtiendo a Washington que "no debería malinterpretar como debilidad" la voluntad pacifista de Corea del Norte, además de que "no sería propicio" continuar con su "presión y amenazas militares".

El 8 de mayo Trump denunció el acuerdo nuclear con Irán, largamente negociado con EU y el Consejo de Seguridad de la ONU -lo que bien pudo enviar a Corea del Norte el mensaje de que "en Washington no se puede confiar", como viene proclamando el ala más dura del poder iraní– y el 11 dieron inicio nuevas maniobras militares de EU y Corea del Sur, rechazadas enérgicamente por Pionyang, que anunció la cancelación de las conversaciones.

Pero la gota que rebalsó el vaso fueron las declaraciones del flamante asesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, seguidas por las del vicepresidente de EU, Mike Pence, quienes anticiparon que Norcorea podría seguir el "modelo de desarme nuclear de Libia". Una alusión que escandalizó a la cúpula norcoreana, ya que el Muamar Gadafi fue derrocado tras 42 años en el poder y brutalmente asesinado en 2011, luego de renunciar años atrás a su limitado plan nuclear, en el marco de una rebelión popular que contó en su apoyo con la intervención militar de la OTAN.

El vicecanciller norcoreano, Kim Kye-gwan, repudió de inmediato la comparación: "Funcionarios de alto rango de la Casa Blanca y el Departamento de Estado, incluido John Bolton, están soltando afirmaciones de un llamado modelo de desnuclearización de Libia: 'desnuclearización completa, verificable e irreversible', 'total desmantelamiento de armas nucleares, misiles, armas bioquímicas, etcétera'", dijo. "Esto no es la expresión de una intención de abordar el problema a través del diálogo", añadió. "No podemos esconder nuestro sentimiento de repugnancia hacia él".

También Mike Pence advirtió el miércoles a Corea del Norte en una entrevista con la cadena de televisión Fox News que podría terminar como Libia si no llegaba a un acuerdo nuclear con Washington, a lo que la vicecanciller norcoreana Choe Son-hui le respondió desestimando por "estúpidas" sus declaraciones.

Corea del Norte reconsiderará la celebración de la cumbre planeada con EU si ese país continúa realizando “actos ilícitos e indignantes”, afirmó el jueves Pionyang al condenar las palabras de Pence.

“Ya sea que los estadunidenses se enfrenten con nosotros en una sala de reuniones o en un conflicto nuclear depende completamente de las decisiones y el comportamiento de Estados Unidos", advirtió Choe, citada por la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

Choe dijo también que "como una persona involucrada en asuntos de Estados Unidos, no puedo reprimir mi sorpresa ante semejante ignorancia y declaraciones estúpidas que emanan de la boca del vicepresidente" de ese país.

La respuesta de Trump fue la cancelación de la cumbre, comunicada en una carta abierta a Kim y seguida por las declaraciones del secretario de Estado, Mike Pompeo –quien en marzo se había reunido en secreto con Kim Jong-un para preparar el encuentro–, el cual declaró ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EU que lo más probable es que Washington imponga nuevas sanciones a Corea del Norte y aliente a otros países a hacer lo mismo.

También aseguró que el Congreso y la Casa Blanca deben trabajar juntos y hacer todo lo posible para continuar una campaña de presión para lograr la desnuclearización del Estado norcoreano, y que EU va a "perseguir" a los países que intentan "romper las sanciones y ayudar a Corea del Norte" que, a primeras horas de este viernes dijo que aún estaba dispuesta a dialogar con Washington.

"El repentino anuncio de la anulación de la reunión fue inesperado para nosotros y solo podemos encontrarlo extremadamente lamentable", dijo Kim Kye Gwan, primer viceministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, en un comunicado publicado por la agencia oficial KCNA. "Reiteramos a Estados Unidos nuestra disposición a sentarnos cara a cara en cualquier momento y en cualquier forma para resolver el problema", añadió Kim.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.