• Regístrate
Estás leyendo: Netanyahu y Hamás contra las cuerdas/ última
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 01:19 Hoy

Daños colaterales

Netanyahu y Hamás contra las cuerdas/ última

Irene Selser

Publicidad
Publicidad

Según el experto Ofer Zalzberg, del International Crisis Group (ICG), Netanyahu “no quiere una campaña militar total para desterrar a Hamás, lo que sus ministros Avigdor Lieberman [canciller] y Naftali Bennett [Industria y Comercio] reclaman. Ellos quieren una operación terrestre [ocupación] que permita cortar los vínculos de Hamás, requisar sus armas y detener a los dirigentes”.

Como pudo verse desde el 7 de julio, cuando fueron hallados los cuerpos sin vida de tres estudiantes israelíes en Cisjordania, secuestrados el 19 de junio, Netanyahu no optó de entrada por una represalia masiva, ya que “él sigue pensando que una operación como esa tendrá costos muy altos”. Al contrario, “estratégicamente, está listo para restaurar la calma y quiere hacerlo al menor costo posible. Usa la disuasión contra Hamás para mostrar que los israelíes están listos a enfrentarlo y que esto puede ser una amenaza real para el movimiento, a fin de que Hamás ponga fin a sus disparos sobre Israel”.

Pero, añade Zalzberg, “si él ve que su fórmula de ‘calma por la calma’ fracasa, ordenará una operación terrestre”, aprovechando la debilitada posición de Hamás, que ya no gobierna Gaza desde el acuerdo de reconciliación interpalestino del 23 de abril con el presidente palestino Mahmud Abas, al frente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Pero Netanyahu se enfrenta a un dilema, como parte de lo que Zalzberg llama “una nueva realidad”: aceptar un gobierno de Hamás a cambio de un cese al fuego y al precio de hacer concesiones, por ejemplo que Hamás disponga de los medios financieros para pagar a sus funcionarios, la reapertura del paso de Rafah que conecta con Egipto; volver a los términos del cese el fuego de 2012 y liberar a los presos recién detenidos, que habían sido excarcelados en 2011 a cambio de la entrega del soldado israelí Guilad Shalit.

Según el experto del ICG, la opinión pública israelí ejerce presión sobre Netanyahu “en dos sentidos contradictorios”, al evolucionat “del centro hacia los extremos”. Y tras haberle concedido al tema palestino “una prioridad menor”, Netanyahu se enfrenta hoy a una opinión pública que lo considera como una prioridad “y quiere que se tome una decisión clara, ya sea diplomática o militar”.

Pero también Abas está contra las cuerdas, dice Zalzberg, ya que en Cisjordania es criticado “por su debilidad frente a Israel. Cada vez son más los que lo consideran ilegítimo”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.