• Regístrate
Estás leyendo: ¿Qué espera América Latina para frenar la masacre en Nicaragua?
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 21:05 Hoy

Daños colaterales

¿Qué espera América Latina para frenar la masacre en Nicaragua?

Irene Selser

Publicidad
Publicidad

Hace exactamente un año, en abril-mayo de 2017, 46 días de protestas en Venezuela contra el régimen de Nicolás Maduro dejaron 42 muertos. Tres años antes, en febrero-mayo de 2014, seis semanas de movilizaciones contra el heredero del chavismo arrojaron otros 43 muertos frente al inmediato repudio mundial. La ONU, Colombia, Argentina, España, Alemania exigieron con fuerza el fin de la violencia y el titular de la OEA, Luis Almagro, condenó en un comunicado la “brutal represión contra manifestantes”. Dijo más: “Es absolutamente inadmisible que el desenfreno autoritario que ha llevado al gobierno de Venezuela a abandonar la democracia a través de un autogolpe de Estado, y a situarse al margen de la legalidad constitucional interamericana, se vuelque una vez más en represión contra su propio pueblo. Como secretario general de la OEA, me veo una vez más en la obligación de exigir al gobierno venezolano el inmediato cese de la ilegalidad, el restablecimiento de la democracia, el reconocimiento de las libertades civiles y políticas de la gente, y el inmediato fin de la represión”. Para agosto de ese año, la oposición venezolana sumaría además a su favor la creación del Grupo de Lima, muy beligerante y vigilante hasta hoy a nombre de 14 países de América, incluido México, de los atropellos a la democracia por parte del madurismo. 

¿Qué pasa con Nicaragua que tras 44 días de protestas de estudiantes, campesinos, empresarios, pobladores y sacerdotes, unidos de manera espontánea contra el régimen de Daniel Ortega con saldo de al menos 98 muertos según cifras de Amnistía Internacional y de la Policía –es decir, el doble de Venezuela en el mismo lapso–, solo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Parlamento Europeo han condenado en forma categórica la masacre?

Un Almagro a la defensiva por las acusaciones de “doble rasero” con Ortega, dijo ayer en un video desde Washington que “no tendremos nunca ni dobles estándares ni dobleces”, luego de llamar de forma tibia “al Estado” de Nicaragua -no dijo Ortega ni usoóel término de “gobierno”- a detener la violencia. Y si bien condenó “los asesinatos cometidos el miércoles “por las fuerzas represivas y los grupos armados” contra una masiva marcha en Managua por el Día de las Madres, que dejó al menos 15 muertos tras el ataque de paramilitares, defendió “elecciones libres como única solución”, pero rechazó hablar de adelantar las urnas como exige la oposición, incluyendo la empresa privada.

Ha sido la presión de la sociedad civil, que suma además un millar de heridos, la que empujó el miércoles a Almagro a respaldar la creación de un grupo internacional de expertos para investigar la violencia y castigar a a los responsables, una de las 15 recomendaciones de la CIDH que sin rodeos ha condenado, como ayer también la Eurocámara, la “brutal represión e intimidación de manifestantes pacíficos”

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.