• Regístrate
Estás leyendo: Condonar la deuda griega, la única salida
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 12:32 Hoy

Daños colaterales

Condonar la deuda griega, la única salida

Irene Selser

Publicidad
Publicidad

Para el economista y ex funcionario del FMI Ashoka Mody, para resolver la crisis de Grecia hay que, primero, “anular su deuda hasta el 50% de su PIB y que el resto sea pagado a 40 años”. Una idea similar a la expresada por el lingüista y filósofo estadunidense Noam Chomsky, para quien la deuda de Grecia “debe ser condonada al igual que la de Alemania en 1953”, cuando Europa le perdonó a Berlín la mayor parte de su empréstito a fin de que fuera capaz de reconstruir los daños de la guerra.

Criticado desde luego por quienes respaldan el neoliberalismo más salvaje, el doctor en Ciencias Políticas y profesor de la Universidad de Lieja Eric Toussaint comparte ambas posturas y desde abril encabeza un comité internacional para auditar la deuda de Atenas, contraída antes y durante la intervención de la antigua troika, hoy llamada “las instituciones”, a saber el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE), corresponsables de la “toxicidad” de la deuda, según la actual líder del Parlamento griego, Zoé Konstantopoulkou.

El historiador Toussaint es también vocero y cofundador de la red internacional del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo, y entre las funciones del comité griego está revelar las responsabilidades de los funcionarios griegos, pero también de los círculos financieros que se han beneficiado con la crisis, “desde la Dictadura de los Coroneles (1967-74), pasando por las grandes firmas industriales en el corazón de las instituciones europeas, el maquillaje de las cuentas propiciado por Goldman Sachs y los escándalos de corrupción” (www.eldiario.es).

Grecia debe unos 316 mil millones de euros, producto también de los reiterados errores de los ministros de Finanzas de la Unión Europea y del FMI y, como afirma el economista Karl Whelan, profesor del University College de Dublín, “la austeridad fiscal en la que insiste el FMI inflinge aún más daño a una economía ya gravemente dañada”, amén de que “las reformas estructurales, por muy ansiadas que sean, no mejoran las posiciones fiscales en el corto plazo. De hecho, empeoran la situación en tiempos de recesión”, como sucedió en América Latina durante la infausta “década perdida”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.