• Regístrate
Estás leyendo: Catherine Deneuve se disculpa tras la ‘bomba’ en ‘Le Monde’
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 20:29 Hoy

Catherine Deneuve se disculpa tras la ‘bomba’ en ‘Le Monde’

Publicidad
Publicidad

Ante la indignación causada por la carta suscrita el 9 de enero en Le Monde por cien mujeres, encabezadas por Catherine Deneuve y la escritora Catherine Millet, contra los excesos del movimiento #MeToo, Catherine Deneuve justificó ayer en el diario Liberation su defensa de la “libertad de importunar” de los hombres, pero se disculpó con “las víctimas de actos odiosos” que pudieron haberse sentido agredidas por el texto. Este tuvo el efecto de una bomba en el debate a ambos lados del Atlántico en el marco del escándalo Weinsten, al arremeter contra los excesos –totalmente criticables– derivados de las denuncias contra violadores y acosadores sexuales, pero cayendo ellas también en la desmedida de banalizar las violencias sexuales.

La proclama del 9 de enero es para la protagonista de Tristana, Belle de Jour o Los paraguas de Chesburgo un texto “vigoroso, aunque perfectible”, el cual paradójicamente, como deploró ayer Deneuve, recibió el apoyo de “conservadores, racistas y tradicionalistas de toda calaña”, pese a criticar el peligro de una deriva conservadora de parte del movimiento #MeToo y su contraparte gala #Balancetonporc (Delata a tu cerdo).

De manera inteligente concede Deneuve que “lo que crea las situaciones traumáticas e insostenibles, es siempre el poder, la posición jerárquica, o una forma de influencia”, después de lo cual le envía “un saludo fraternal a todas las víctimas de los actos odiosos que pudieron haberse sentido agredidas por el texto aparecido en Le Monde. Es a ellas y solo a ellas que presento mis excusas”.

Conocida por su defensa a ultranza de las libertades individuales, Deneuve también ha creado polémica al justificar los “excesos” -violaciones- cometidos en el pasado por su amigo y productor, el gran Roman Polanski contra actrices menores de edad en el entendido de que “a él siempre le gustaron las jovencitas”. (Un equivalente a justificar los delitos de acoso sexual imputados a Kevin Spacey por una decena de actores, empleados y ex empleados de Netflix y otras productoras, quienes alentados por el affaire Harvey Weinstein se atrevieron a acusar al ex protagonista de “House of Cards” por su comportamiento cuando ellos eran adolescentes.)

Luego de recordar que fue una de las pioneras, en 1971, al firmar el manifiesto de las 343, como se conoce a la proclama suscrita por 343 mujeres, encabezadas por Simone de Beauvoir, Marguerite Duras y Jeanne Moreau a favor del aborto -reconociéndose ellas mismas como practicantes, con lo cual se arriesgaban a la pena de cárcel–, Denueve explica que “evidentemente nada en el texto [de Le Monde] afirma que el acoso tiene algo bueno, en cuyo caso no lo hubiera firmado”, pero “no amo esta característica de nuestra época en donde todos consideran tener el derecho de juzgar, ser árbitros, condenar”.

“Una época –añade– en donde simples denuncias en las redes sociales originan sanciones, dimisiones, y a veces y a menudo linchamientos mediáticos. (...). No zanjo sobre la culpabilidad de esos hombres ya que no estoy calificada para ello. Y pocos lo están”, continúa, agregando que no le gusta el “efecto rebaño”.

“Hay, no soy cándida, muchos más hombres dados a esos comportamientos que mujeres. ¿Pero en qué el hastag (#Balancetonporc, ‘Delata a tu cerdo’, NDLR) no es una invitación a delatar?”, se interroga y advierte de “el peligro de las limpiezas en las artes”.

“¿Se va a quemar a Sade? ¿Designar a Leonardo Da Vinci como un artista pedófilo y borrar sus lienzos? ¿Descolgar los Gauguin de los museos? ¿Destruir los dibujos de Egon Schiele? ¿Prohibir los discos de Phil Spector? Este clima de censura me deja sin voz e inquieta sobre el futuro de nuestras sociedades”.

Como sea, no obstante los escenarios extremos que plantea, Deneuve da –tal vez– en la clave: “la solución vendrá de la educación de nuestros muchachos y muchachas”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.