• Regístrate
Estás leyendo: Los 12 pasos contra Hamás según el militar Amós Yadlin/II
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 19:56 Hoy

Daños colaterales

Los 12 pasos contra Hamás según el militar Amós Yadlin/II

Irene Selser

Publicidad
Publicidad

En la entrega anterior, mencionamos erróneamente por supuesto la cifra de “400” palestinos muertos bajo la operación israelí Plomo fundido (2008-09). La cifra fue de al menos mil 400 muertos, según la ONU. Tan alta mortandad en tan solo 22 días de ataques ya fue superada por la actual campaña Marco protector. Al respecto, el académico judío Ur Shlonsky —que no imaginamos sea antisemita—, profesor de lingüística en la Universidad de Ginebra, afirma que lo que volvemos a ver en Gaza es un “desastre humanitario planificado”. La clase política y militar israelí —que nunca ha sido ni será sinónimo del judío, pensemos si no en el judío Jesús de Nazaret— tiene un objetivo a más largo plazo que es “la expulsión de los palestinos de las tierras palestinas”.

Así, dice Shlonsky, citado por Ghali Hassan en The World’s Largest Prison (Global Research, 2005): “Aterrorizar a la población civil, asegurando la máxima destrucción de propiedades y recursos culturales… (…). La vida diaria de los palestinos debe llegar a ser insoportable: hay que encerrarlos en ciudades y pueblos, impedir que ejerzan una vida económica normal, separarlos de sitios de trabajo, escuelas y hospitales. Esto alentará la emigración y debilitará la resistencia a futuras expulsiones.”

Pero volviendo con el mayor general (r) Amós Yadlin, una de las voces militares y de los servicios de inteligencia ineludibles en Israel, en sus 12 consideraciones para el éxito de Marco protector contra el movimiento islamista radical Hamás, surgido en 1987 en Gaza contra la ocupación israelí, figuran, además del punto 1 ya mencionado sobre la “restauración de la disuasión”, el punto 2: el objetivo militar debe ser asestarle “un duro golpe a Hamás, pero no derrocarlo” ya que “convertir a Gaza en un espacio sin un gobierno que pueda ser considerado responsable sería un error estratégico”. Al respecto, la ofensiva fulgurante del grupo yijadista sunita Estado Islámico (EI) en el norte de Irak, financiado con “dineros privados” de Arabia Saudí contra el chiismo, plantea un nuevo escenario en la región e Israel teme que grupos aún más radicales que Hamás tomen su relevo.

Punto 3: atacar la red del “Metro”, es decir, los túneles y refugios subterráneos en distintas zonas de la pequeña franja costera de 362 km2, y que de acuerdo con Yadlin “compensan las ventajas de Israel en la inteligencia de alta calidad y capacidades de disparo precisas”.

Punto 4: El experto advierte sobre la inconveniencia de haber perdido esta vez la “sorpresa táctica”, cuando antes Tzahal (ejército israelí) atacó de entrada sedes centrales de Hamás (Plomo fundido), y a su jefe del ala militar (Pilar defensivo). Según Yadlin, en la noche del pasado 7 de julio, cuando arrancó Marco protector, Hamás “demostró que aprende de su experiencia. Fue capaz de dictar el momento de la campaña, tratando de sorprender a Israel con capacidades adicionales, cohetes de largo alcance que van más allá de Tel Aviv, invasiones de tierra y vehículos aéreos no tripulados”. Pero “hasta ahora no ha logrado sorprender al ejército israelí, que ha frustrado sus ‘nuevas’ capacidades”.

Punto 5: Yadlin recuerda al establishment israelí que la “capacidad de recuperación del frente interno” para soportar una campaña prolongada “es un factor clave para su resultado”. Agrega que “hay un patrón de comportamiento público recurrente en la última década (y es que) el público pasa a través de un número de ciclos”. Primero, “hay un consenso a favor, y en los primeros días se da un apoyo arrollador, sobre todo si hay logros notables. Pero ni bien aparece la conciencia de que no habrá una victoria total, el público se vuelve impaciente y crítico”. El éxito “debe basarse en un alto grado de legitimidad, que el gobierno tenía cuando comenzó la operación, gracias a su política de moderación, y también a la buena protección para el frente interno, donde Cúpula de Hierro [el millonario sistema antimisiles] es un factor clave”.

Como sea, destaca el antiguo militar y jefe de inteligencia, “el éxito depende de logros inequívocos contra el enemigo. El público israelí está preparado para soportar las dificultades si ve logros estratégicos significativos”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.