• Regístrate
Estás leyendo: Lo peor y lo mejor
Comparte esta noticia
Lunes , 28.05.2018 / 05:44 Hoy

Columna de Inés Sáenz

Lo peor y lo mejor

Inés Sáenz

Publicidad
Publicidad

Esta semana hemos sido testigos de lo mejor y lo peor del pueblo estadunidense. Empecemos por lo peor, que inició el martes con el anuncio de la candidatura de Donald Trump a la presidencia de los EU. Su programa de gobierno arrancó con un discurso xenófobo, simplista y de revancha: hay que ganar a los chinos, hay que ganar al mundo árabe y, para rematar, hay que echar fuera a los mexicanos, ya que -explica- México sólo exporta a su país problemas como las drogas, el crimen y los violadores [sic]. ¿Su solución? Amurallar de costa a costa nuestra frontera común de 3 mil 185 kilómetros con dinero pagado por el gobierno mexicano.

El manazo mediático de Donald Trump merece un espacio mínimo.

De hecho, no se me habría ocurrido gastar mi tiempo en comentar sus ocurrencias porque no llevan a ninguna parte. Sus palabras componen una nota más que debería pasar desapercibida en el vasto mar de caracteres que arrojan los periódicos cada día.

Sin embargo, recordarlas hoy, a la luz de lo sucedido esta semana, importa.

Los prejuicios de Trump cobran relevancia por su contigüidad con la triste masacre ocurrida el miércoles en una iglesia histórica de la ciudad de Charleston, en Carolina del Sur, donde murieron nueve personas afroamericanas víctimas de las balas que les lanzó el joven de 21 años Dylann Roof. Los periodistas llaman a este asesinato múltiple un crimen de odio. El racismo es una plaga, afirma el presidente Barack Obama, quien insiste en presionar al Senado para ejercer un mayor control de la venta de armas, lo cual podría salvar muchas vidas.

Hasta aquí, tenemos frente a nosotros dos manifestaciones de odio racial, cuyos fantasmas se resisten a desaparecer. El asesinato de nueve personas inocentes es imperdonable, así como las palabras irresponsables del millonario Trump. Nos enseñan lo más vil del ser humano. Sin embargo, no todo es descorazonador.

"En medio de la tragedia más oscura, la decencia y bondad del pueblo americano brilla a través de estas familias", comparte en Twitter el presidente Obama. En efecto, la reacción de los familiares de las víctimas hacia el asesino, durante la audiencia de fi anza, nos muestra el lado esperanzador del alma humana. En medio de su dolor y con todas las limitaciones que da el llanto, cada uno de los familiares le expresó al asesino su perdón.

El perdón tiene un peso enorme en la historia de la lucha contra la discriminación racial. Martin Luther King, y posteriormente Nelson Mandela, abogaron por el perdón como el único camino liberador que podría sacar a su pueblo de las estructuras de opresión. Para Luther King, el perdón no signifi ca ignorar las injusticias cometidas, sino que esas injusticias dejen de ser un obstáculo para las relaciones entre las personas.

El perdón actúa como un catalizador que crea las condiciones necesarias para un nuevo comienzo. Llama la atención que las personas afectadas por la muerte injusta de los suyos hayan aprendido tan bien el legado de los héroes que lucharon por la causa de la igualdad. Su decisión de perdonar fue seguramente dura y dolorosa. Nos deja una gran lección.

Cierro este artículo con otra nota aparecida el mismo miércoles trágico:

Mark Zuckerberg declara que él y su esposa, Priscilla Chang, donarán cinco millones de dólares al fondo de becas Dream US, destinado a apoyar a los inmigrantes ilegales para que puedan tener acceso a la universidad. En su anuncio generoso, Zuckerberg hace el ejercicio de memoria que le falta al Sr. Trump: reconoce que los Estados Unidos se fundó como una nación de inmigrantes. Su acción filantrópica abre una puerta a los famosos soñadores, para que puedan tener más oportunidades de desarrollo.

éste es el saldo que arroja la semana.

¿Mi deseo? Que Joe Arpaio, sheriff del condado de Maricopa en Arizona, sueñe con el mensaje del creador de Facebook.


inessaenz@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.