• Regístrate
Estás leyendo: Las mujeres somos todos
Comparte esta noticia

Columna de Inés Sáenz

Las mujeres somos todos

Inés Sáenz

Publicidad
Publicidad

Nuestro país no avanzará si carece de voluntad política y objetivos claros para sacar al 50% de su población de su situación de desventaja.

El nuevo gobierno de AMLO insiste en que llevará a cabo una transformación radical. Si esta declaración va respaldada de coherencia y convicción, es momento de revisar la agenda de género en México, pues la calidad de vida de niñas y mujeres mexicanas (que suman el 50.7% de sus habitantes) depende del compromiso por generar datos y crear políticas que aseguren un mejor horizonte para ellas.

Este es un buen momento para enfatizar la importancia de las políticas con perspectiva de género, pues no hay problemas que conciernen solo a unos o a otras: todos los problemas son nuestros. Pero, ¿cuáles son estos problemas?¿Cómo los detectamos y medimos? ¿De qué manera nos aseguramos de monitorearlos y encauzarlos?

La respuesta es simple: primero hay que medir. Uno de los desafíos para el cumplimiento de la Agenda 2010 y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es sensibilizarnos sobre la importancia de destinar presupuesto para la recolección de datos estadísticos e información con enfoque de género.

El Inegi de Ciudad de México y ONU Mujeres dieron un paso importante al lanzar, en septiembre de 2018, el primer Centro Global en Estadística de Género, que producirá información estadística sobre las mujeres y en particular sobre la violencia que se ejerce contra ellas. Este será pionero en el mundo, en el sentido de que –si se hace realidad– contará con los medios económicos, y con la infraestructura necesaria para la recolección de datos estadísticos que permitan el levantamiento de encuestas especializadas con perspectiva de género.

Sin monitoreo de datos concretos, es imposible hacer política. Durante estos días me he dedicado a buscar este Centro, y para mi sorpresa, no he encontrado nada. No aparece ni en la página web de Inegi ni tampoco en la de ONU Mujeres. Tampoco en la red. Solo se asoman varias notas de prensa publicadas el 10 y 11 de septiembre del año pasado en las que se anunciaba este Centro con bombo y platillo. Me pregunto si arrancará ahora que ha habido un cambio de gobierno.

Es fundamental seguir la huella de la presencia de las mujeres en la agenda pública, describir, descubrir y dar seguimiento a la violencia que se ejerce sobre las mujeres, la violencia en sus diferentes facetas: desde los feminicidios, desapariciones, hasta la violencia doméstica, o la relación asimétrica entre hombres y mujeres en el campo educativo y laboral.

Buenas noticias: de acuerdo al Reporte global de brecha de género 2018, la región latinoamericana ha avanzado de manera importante en aminorarla, situándose por encima de Asia Central y Europa del Este. México ha escalado peldaños, y hoy ocupa el lugar número 50 de 146 países. En América Latina, México es el tercer país en promover cambios palpables. El más evidente está en el terreno de la política, a partir de la reforma de 2014 que aspira a construir la paridad de género en todos los cargos de elección, en los tres poderes. Hoy, esta política ha permitido un cambio, pues vemos que la participación de las mujeres en el terreno de la política formal ha aumentado considerablemente.

Malas noticias. Las mujeres y la pobreza van de la mano. Si a categorías nos vamos, las mujeres son las pobres de los pobres. De acuerdo a los datos del Coneval, hay un rezago importante en varios rubros. El 25% de los hogares mexicanos cuenta con una jefatura femenina, que en nuestro país se traduce en una mayor vulnerabilidad, en hogares ampliados con un mayor número de dependientes y mayor inseguridad alimentaria. Si las estadísticas muestran que hay una importante diferencia de remuneración entre hombres y mujeres, también nos dicen que las mujeres se quedan con los empleos más precarios y sin contrato.

Si el gobierno de AMLO aspira a que México sea otro país, debe dar prioridad a este tema, que no solo concierne a todas, sino a todos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.