• Regístrate
Estás leyendo: Hagamos lo imposible
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 17:56 Hoy

Columna de Inés Sáenz

Hagamos lo imposible

Inés Sáenz

Publicidad
Publicidad

No podemos determinar aquello que sentimos, pero podemos determinar qué hacemos con lo que sentimos.

Hagamos lo imposible, p. 319


Veo que has compartido en tu página de Facebook el sitio “Amores antifeministas”, un espacio de odio y rechazo a todo lo que se relacione con los derechos de las mujeres. Das like a las frases que emparejan el feminismo con ideología de género y terrorismo. Me mandas un video en el que se parodia a las mujeres que trabajan, y que han alcanzado una independencia. Las tres actrices parecen hartas. Con el semblante de cansancio, gritan al final del video: “¡Queremos dar otro paso, pero para atrás!”, pidiendo regresar a la época dorada de no tener nociones financieras más que solo la buena suerte de poder sacar del banco el dinero del marido. Se supone que debo reírme, se supone que debo asentir a carcajadas, pero me dan ganas de contestarte un mensaje largo, kilométrico, donde te explique mi desacuerdo y los peligros que veo con esos mensajes que envías de manera despreocupada.

Me inquietan tus afirmaciones rápidas, al ahi se va, que incitan al desprecio de las luchas históricas y presentes de tantas mujeres. Me pregunto si sabes con claridad qué provocas cuando tagueas un espacio misógino como “#lógicafeminista”, como si esa lógica que lucha por los derechos de las mujeres fuera marciana o venusina, fuera de órbita. Me duele ver tu falta de empatía ante la ola frenética de feminicidios, que minimizas con frases hirientes, agresivas.

¿Esa es tu respuesta a la realidad de un país lacerado, herido por tanta vida acabada, por tanta impunidad, por tanto silencio?

Me pregunto por qué haces lo que haces con eso que sientes.

Por cierto, quiero comentarte algo que quizá posibilite la conversación entre tú y yo. No salgo del asombro al constatar las reacciones de gente cercana a ti y a mí cuando surge la cuestión innombrable del feminismo. Y digo innombrable porque en la sociedad mexicana sigue siendo un tabú. La mayor parte del tiempo, escucho. Escucho que las feministas son malhumoradas y agresivas, escucho que odian a los hombres, que quieren ir contra la naturaleza, que están en contra de Dios. Cuando me armo de valor y les digo que soy feminista, me contestan que yo soy diferente, que yo soy una excepción. Que no es lo mismo mi persona que otras mujeres. Y si me atrevo a preguntar sobre lo que han leído al respecto, la respuesta tiene cuatro letras: nada. Cuando les pregunto a quién conocen: a nadie. Es decir, mis amigas y amigos universitarios, educadas, cosmopolitas, viajados hasta el último rincón del planeta, reaccionan ante la palabra feminismo igual que una persona que carece de todas las herramientas para pensar. Parece que la palabra esfuma el pensamiento crítico, ahuyenta la argumentación e invita al miedo. Quiero decirte que este tema representa para algunas de nosotras el meollo del asunto: el feminismo es simplemente la búsqueda de derechos. Los derechos de las mujeres.

Tengo pendiente una conversación sin prisa contigo. Ese día, quiero que hablemos de un libro que quizá pueda hacer una buena mediación entre tú y yo. Se trata de Hagamos lo imposible. Leerlo me ayudó a entender cuáles son los retos y las urgencias que debemos discutir si acaso queremos vivir en un lugar habitable y con futuro. Léelo. Es un libro atractivo, humanista, respetuoso, diseñado para jóvenes como tú, pero apto para todo público. Un libro que nos ayuda a pensar en los temas urgentes. Lo más increíble: es un libro gratuito que se puede descargar en pdf. Va la página web: http://alejandrolegorreta.com/site/hagamoslo-posible-libro/

Cada uno de sus capítulos te dará información objetiva y puntual sobre lo importante de transformarnos en una sociedad incluyente.

Y bueno, me queda una sola réplica a tus tuits, tags y mensajes. Es la frase de Cheris Kramarae: “El feminismo es la noción radical de que las mujeres son personas”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.