• Regístrate
Estás leyendo: Urgencias médicas en el deporte
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 02:35 Hoy

Consultorio del deportista

Urgencias médicas en el deporte

Ignacio Cardona

Publicidad
Publicidad

Doctor, ¿realmente era necesario que trajeran a mi hijo al hospital?”. Más molesta que angustiada me preguntó la mamá de un niño de 9 años quien fue llevado de su club al hospital por haberse lastimado la mano. Un joven quien dijo ser encargado del niño, también con un poco de asombro y pena, por haberle hecho sentir que actuó con precipitación llevándolo al hospital, preguntó, que cuales eran los casos que deberían de considerarse realmente urgencias.

Esto me hizo reflexionar sobre la realidad que existe en el medio deportivo en lo general. Me consta que en el currículo de los educadores y profesores de Educación Física se dan asignaturas sobre primeros auxilios, en la práctica vemos otras conductas, hay desconocimiento acerca de las acciones y medidas que deben de tomarse en situaciones como esta.

Por definición, urgencia médica es cualquier situación o condición que pone en riesgo la vida de una persona o la función de un órgano vital. Estos son algunos ejemplos: pérdida súbita de la conciencia, aún sin traumatismo cráneo encefálico, hemorragias, fracturas expuestas, luxaciones, sobretodo de articulaciones grandes como el hombro, codo, rodilla y cadera. Heridas penetrantes, quemaduras, trauma facial y en genitales. Cefalea, dolor torácico o abdominal súbito, intenso y progresivo. Dificultad respiratoria, intoxicaciones o envenenamiento, picadura de insectos ponzoñosos. Las arañas violinista y viuda negra y los alacranes son endémicos en nuestra zona metropolitana.

En estos casos se deben de aplicar, en el lugar del accidente, el protocolo de atención de emergencias y dar los primeros auxilios. Quien esté capacitado para brindar esta atención, aunque no sea el profesor o el encargado del grupo, asumirá el rol de líder y coordinará las acciones según el caso, como llamar al 911 o su traslado al hospital más cercano. Lo más importante es no perder la calma, analizar con rapidez y detenidamente la situación y el escenario de lo sucedido. La mejor actitud de los espectadores es no estorbar.

Cuando se trate de lesiones que no son urgencias médicas, la atención médica puede esperar y darse lo más pronto posible. En estos casos aplicar el protocolo que en Medicina del Deporte se ha denominado RICE, por sus siglas en inglés, que significa, Reposo, Inmovilización, Compresa fría, “hielo” y Elevación.

Sería deseable que entrenadores, auxiliares deportivos, profesores y aún los padres de familia, tomaran cursos de primeros auxilios. La atención primaria oportuna y adecuada puede salvar vidas y limitar el daño.

dr.ignaciocardona@gmail.com

Twitter: @icardonam

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.